Cuáles son los pueblos mendocinos que viven con ilusión la vuelta del ferrocarril

El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos.
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos. Foto: Mdz

Desde este miércoles, vuelve el tren de pasajeros a la provincia de Mendoza. Las estaciones nuevamente recibirán a pasajeros de La Dormida y Las Catitas, Alto Verde, Ingeniero Giagnoni y Palmira.

Luego de más de tres décadas, vuelve a funcionar el tren de pasajeros en Mendoza y las estaciones se llenan de vida. Este miércoles 7 de diciembre, llega hasta la provincia el ferrocarril de la Línea San Martín, que sale desde la estación de retiro, en la Ciudad de Buenos Aires.

Las estaciones abandonadas de La Dormida y Las Catitas, en Santa Rosa; y Alto Verde, Ingeniero Giagnoni y Palmira, en San Martín; recibirán nuevamente a pasajeros y se vive una verdadera fiesta, cargada de expectativa e ilusión.

El primer viaje de pasajeros en ferrocarril luego de 30 años

A primera hora de la mañana de este miércoles 7 de diciembre, el tren se desplaza por los rieles mendocinos. Se trata de un viaje de prueba, la última instancia que completa un proceso que tiene lugar desde hace algunos meses.

El primer viaje se hizo luego de la inspección de las vías del tren y de la renovación de durmientes y rieles. De estar dadas las condiciones para poder arrancar se comenzará a prestar el servicio a la brevedad.

Los pueblos de Mendoza que volverán a tener ferrocarril

Nuevamente los pueblos vuelven a conectarse por este medio de transporte usado durante años y volverá a resonar el bullicio de quienes suben o bajan de los vagones.

  • La Dormida, Santa Rosa
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos.
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos. Foto: Mdz

Los rieles de La Dormida ya atestiguaron la vuelta del tren de pasajeros a Mendoza. Esta localidad se ubica a 1 kilómetro de la Ruta Nacional 7, conectada al oeste con Las Catitas y al este con La Paz.

La Dormida es una zona agrícola, donde se cultivan principalmente frutos de carozo como durazno, ciruela y damasco. Todos los veranos se realiza el Festival Nacional de la Cuenta y el Damasco.

El evento se comenzó a celebrar hace más de 40 años por una iniciativa solidaria; el creador fue un médico rural cordobés que tuvo la idea de recaudar fondos y cubrir necesidades sanitarias de La Dormida.

  • Las Catitas, Santa Rosa

A menos de 20 kilómetros de La Dormida, se encuentra Las Catitas. Este pueblo se encuentra en la intersección de las rutas Nacional 7 y Provincial 153, a 90 kilómetros de la capital provincial y a 10 kilómetros de la capital departamental.

Tiene una ubicación privilegiada ya que es una de las dos vías de comunicación pavimentadas que conectan el norte y sur de la provincia. Su estación ferroviaria se llama José Néstor Lencinas y desde este miércoles 7 de diciembre vuelve a ver pasar el tren.

La economía de este pueblo se basa en la agricultura, principalmente uvas y frutas de carozo. Además, cuenta con actividad apícola.

Además, en esta localidad nació el cantautor y cineasta argentino Leonardo Favio, en 1938. Un monumento recuerda su vida y obra.

  • Alto Verde, San Martín
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos.
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos. Foto: Mdz

Alto Verde es otro de los pueblos que volverá a ver sus estaciones de tren llenas de vida. Esta localidad fue lugar de hacienda y de prados, propiedad del doctor Juan Agustín Maza, diputado por Mendoza al Congreso de Tucumán y casado con doña María Lorena Moyano.

Uno de sus hijos, Juan Agustín Maza Moyano, contrajo matrimonio con Elena Barrionuevo. Dicha estancia lleva el nombre de “Alto Verde”.

El cielo de este pueblo es uno de los más limpios de la provincia y por ello se organizan experiencias turísticas de astrofotografía, combinadas con visitas a bodegas, gastronomía y contemplación del cielo nocturno a través de telescopios.

  • Ingeniero Giagnoni, San Martín
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos.
El ferrocarril vuelve a llenar de vida las estaciones de algunos pueblos mendocinos. Foto: Mdz

Ingeniero Giagnoni es otra de las localidades a la que vuelve el tren de pasajeros. Su estación llevaba el nombre de “Rivadavia” cuando el primer tren llegó el 1 de noviembre de 1884.

Años después, en 1908, esa denominación fue cambiada por la de Ingeniero Giagnoni en homenaje al profesional italiano que había prestado importantes servicios en la construcción del Ferrocarril Gran Oeste Argentino.

La principal actividad económica de la zona es la vitivinicultura, y la producción de frutales como durazneros, ciruelos, damascos y almendros.

  • Palmira, San Martín

Las investigaciones históricas hablan de la importancia de Palmira como paraje de tren en la época colonial, a pesar de que no existe un acta de fundación. Todo esto relacionado a la conexión entre Mendoza y Buenos Aires, entre el Oeste y el Este de la provincia y también entre el Atlántico y el Pacífico.

“Palmira” proviene de una mujer criolla muy querida por todo el pueblo, quien vivía allí y atendía una pulpería. Doña Palmira existió en la época del cacique Sayanca y fue este quien vendió al empresario Mallman unas mil hectáreas, incluyendo el Alto de la Mula y alrededores.

El primer tren entró al pueblo de Palmira el 1° de noviembre de 1884. Desde ese día, el ferrocarril no sólo trajo intercambios comerciales, sino también una fuerte corriente inmigratoria.

Temas Relacionados