Este martes se llevó a cabo un encuentro del Consejo Federal Agropecuario que estuvo presidido por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez quien junto al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti se definieron los criterios para desarrollar un modelo que garantice la ganadería sustentable, la eficiencia en la preñez y el aumento del peso de faena. El objetivo será que en un futuro, proyectado para 2022, el país pueda contar con mayor cantidad de carne vacuna disponible.

//Mirá también: En octubre comienzan las inscripciones de las secundarias de la UNCuyo

Del encuentro participó, de manera virtual, el subsecretario de Agricultura y Ganadería de la Provincia, Sergio Moralejo quien reclamó “previsibilidad en las políticas públicas, para asegurar niveles de inversión y mayor productividad”.

También, y luego de desearle éxitos en el desarrollo de la gestión a Domínguez, expresó su disponibilidad para acompañar las acciones que permitan mejorar la producción ganadera en una provincia que, como Mendoza, lleva adelante con mucho esfuerzo esta actividad.

Moralejo aprovechó la oportunidad para solicitarle al ministro nacional una urgente reunión a fin de tratar el faltante de botellas de vidrio que preocupa no solo al sector vitivinícola de Mendoza sino también a otros productores argentinos.

Es que desde el Gobierno provincial se busca bajar los aranceles de importación de botellas y la habilitación de los permisos para importar botellas desde países del Mercosur y fuera de él.

“Los cambios de hábitos que se generaron durante la pandemia en el mundo llevaron a un consumo mayor de bebidas alcohólicas y tipos de alimentos envasados. Esto generó un fuerte incremento de la venta de vidrio, particularmente en la provincia”, explicó Moralejo.

“Tuvimos la desgracia de que la principal proveedora de botellas de Mendoza, una fábrica en Guaymallén, sufrió un incendio. Esta situación es sumamente compleja para el suministro. Frente a esto, la industria vitivinícola, que suele consumir más o menos 900 mil millones de botellas al año, no solo está en alerta sino que este faltante se suma al que también se produce con contenedores”, remarcó el subsecretario.

//Mirá también: Inicia el concurso para la selección del guión de la fiesta de la Vendimia

Moralejo alertó que este panorama genera una complicación doble para Mendoza: “Por un lado, tenemos una macroeconomía complicada y, por otro, una complicación de mercado. Ponemos en riesgo mercados ganados en exportaciones y por otro lado necesitamos embotellar. La primera alternativa es que la fábrica local -que genera empleo en Mendoza y suma valor agregado- se pueda poner rápidamente en plena actividad”.

“Le solicitamos al Gobierno Nacional que para esta emergencia se baje el arancel de importación, que actualmente es de 10%, más la tasa estadística, que sumaría 13%. Eso permitiría la importación de botellas para no perder las líneas de producción dentro de la provincia. Es un riesgo importante si no se logra tener botellas en un tiempo razonable”, concluyó Moralejo.