El emblema de infraestructura deportiva de Mendoza, sin dudas es el estadio Malvinas Argentina, cuya construcción comenzó a realizarse para la Copa Mundial de Fútbol que se disputó en Argentina en 1978.

En un primer momento, se llamó Estadio Ciudad de Mendoza, pero pocos años después recibió el nombre de Malvinas Argentinas.

Réplica de la Copa del Mundo Argentina 78Deportes Mendoza

Una obra que no altera el ambiente natural

El proyecto fue encabezado por un estudio de arquitectura de Buenos Aires y comenzó a materializarse en 1976. Más allá de su enclave y advirtiendo las propias características del estadio, quedó prácticamente sumergido en el paisaje circundante por su emplazamiento en una depresión natural del terreno.

//Mirá también: Intensifican los trabajos de remodelación en el Malvinas Argentinas

Las tribunas se trataron como una hoya semihundida para no alterar el ambiente natural, y las circulaciones de público que las rodean, como una meseta que se inserta en la topografía.

Primeros planos del estadio Malvinas Argentinas.Secretaría de Deportes

El acceso a esta circunvalación se produce desde dos plataformas triangulares (al noreste y sudeste), que contienen las boleterías y el control general de ingreso.

En la tribuna principal se colocó una cubierta de poliéster sobre una estructura de hormigón armado pretensado, cuya viga principal tiene una longitud de 130 metros y una luz entre apoyos de 80.

Dentro del alma hueca de esta viga se ubicaron las cámaras de televisión y filmación, las cabinas para los comentaristas y los controles de iluminación, sonido y demás indicadores electrónicos.

Capacidad para 48 mil espectadores

Su gran capacidad, aproximadamente 48.000 espectadores, el estadio fue centro no solo de destacados encuentros deportivos sino también de eventos culturales y religiosos.

En 1980, durante el Congreso Mariano, recibió la visita del papa Juan Pablo II; en 1988, el recital de Amnesty Internacional; desde 1993, las copas de Oro, y en 2001, el Mundial Sub-20 de fútbol.

Actualmente, el Club Godoy Cruz Antonio Tomba lo ha utilizado habitualmente para disputar sus partidos de local en la primera división del fútbol argentino.

Velódromo en el mismo predio del estadio

En las inmediaciones del Malvinas Argentinas también se proyectó un velódromo provincial, que comenzó a construirse en 1991 y que fue inaugurado un año más tarde con una de las etapas de la tradicional Vuelta de Mendoza.

Primero se denominó Velódromo Provincial y en 1997 pasó a llamarse Ernesto Contreras, Cóndor de América, en honor a uno de los mejores ciclistas argentinos de la historia. El óvalo de 333 metros está construido en cemento y está preparado para pruebas olímpicas, finales de etapas de ruta, presentaciones y prólogos.

//Mirá también: En la Copa América se verá un estadio Malvinas renovado

Museo repleto de historia

El Museo del Estadio Malvinas Argentinas fue inaugurado en 2013 y está ubicado en el tercer piso del Estadio Malvinas Argentinas, sector Oeste, por donde ingresan las autoridades a la platea cubierta.

Se pueden observar dispositivos de audio y filmaciones, objetos referidos a emergencias, alarmas, artículos periodísticos, señalética, que se encontraban en las instalaciones en 1978. También lo referido a la iluminación que se utilizaba por entonces y una réplica de la Copa del Mundo.

En el marco de la creación del museo, se buscó recrear lo que era el Autotrol, el cartel luminoso de aquel momento, con uno de los cubículos que formaban parte de esa gran pantalla electrónica.

También existe una réplica del reloj que formaba parte del Autotrol en un tamaño casi original, que incluso funciona mecánicamente, y todo lo referido a los mobiliarios de oficina de los periodistas.

Hay elementos de la central telefónica con la que se comunicaban los periodistas por entonces, que eran varias cabinas telefónicas, y el cartel luminoso en el que cada periodista podía observar su número de turno y pasar a comunicarse. Allí la prensa nacional e internacional solicitaba su turno para hablar a sus respectivos lugares y, al igual que en un locutorio, se los llamaba para que se comunicaran.

Algunas de las piezas que se pueden observar en el museo son: elementos de iluminación del estadio, como el modelo de lámpara de 2.000 watts, que se ubicaban en las 4 torres de iluminación; elementos de La Voz del Estadio, como una consola Solidyne SY3103; micrófonos Phillips; columna de Sonido Leea y reproductora de Cinta Abierta Phillips N4414.

Además hay una maqueta del proyecto original Centro Deportivo Regional de Alto Rendimiento, un equipo del sistema de emergencia e incendio, consolas de audio del sector de periodistas, señalética, mobiliario diseñado especialmente para el Mundial, central telefónica y hasta una réplica de la camiseta de la Selección Argentina de 1978.

Un estadio en evolución permanente

Los avances en materia tecnológica llevaron a la provincia a modificar por completo el sistema de iluminación que permiten las transmisiones en HD o alta definición, e incluso en 3D.

Las mejoras y remodelaciones en los últimos años incluyeron el reordenamiento de los accesos, con ingresos de ambulancias y rampas para discapacitados.

El edificio central cuenta con tres niveles: Planta Nivel -2 se encuentran los vestuarios de jugadores y árbitros y la cancha de calentamiento previo de competición.

Planta Nivel -1, el sector de prensa, con elementos de última tecnología y, en la planta baja, el Salón Blanco, que se reacondicionó para comodidad de las autoridades.

Asimismo, el Estadio Malvinas Argentinas tiene un circuito cerrado de cámaras que vigila ingresos y egresos dentro del predio para prevenir incidentes.

Este año, el estadio está siendo renovado por el Gobierno provincial para albergar la Copa América 2021. Se avanza con la renovación de un moderno sistema de riego por aspersión y con el recambio de butacas, entre otras importantes mejoras.

Actualmente, el Malvinas tiene instalaciones de primer nivel internacional. Esta remodelación del campo de juego marcará un antes y un después del estadio mendocino.