La Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán (CIAT) en forma conjunta con el Ministerio de Economía de la Provincia se encuentran, desde marzo, trabajando en 14 proyectos de reconversión a energías limpias en el Valle de Uco. A través del trabajo en conjunto entre el sector público y privado, se promueve la inversión tecnológica en las producciones tradicionales de la región.

//Mirá también: Son más de 150 mil los mendocinos que serán beneficiados con los cambios del monotributo

Uno de los proyectos ya concretado fue visitado por el ministro de Economía y Energía Mendoza, Enrique Vaquié, y el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tunuyán, Diego Stortini. Se trata de una finca de producción hortícola que instaló riego por goteo con un sistema que funciona completamente con energía solar. “Esto ya está instalado y funcionando y es prueba de que se puede innovar. Estamos en una finca con un sistema alternativo de riego, que tiene incluida tecnología y que se sustenta con energía solar”, explicó en el lugar el ministro Enrique Vaquié.

Subsidio estatal

Cabe señalar que la inversión que realizó el sector privado en esta finca contó con un subsidio por parte del Estado provincial que ayudó a concretar todo el proyecto.

La autoridad provincial destacó: “Todos los sectores productivos pueden innovar, principalmente los sectores tradicionales, ya que esto les permite ampliar la matriz productiva mejorando directamente la competitividad”.

Los proyectos en general tratan de la instalación de sistemas solares fotovoltaicos en establecimientos productivos de Valle de Uco. El principal objetivo es reducir los costos de producción asociados a la energía eléctrica, utilizando la solar.

Hasta el momento, se han instalado 250 paneles solares y la proyección es terminar en septiembre. Una vez finalizada la tarea, que se realiza en fincas, bodegas y frigoríficos de Tunuyán y San Carlos, el beneficio será una disminución en el costo de la factura eléctrica y del costo de producción. A tal punto que se reducirán entre un 60 y 70 por ciento los costos de suministros. Además, se puede combinar; tener energía tradicional y solar (autogeneración).

Por su parte Diego Stortini destacó que “Visitamos uno de los proyectos, que ya está culminado. En esa finca se electrificó con panelería fotovoltaica una bomba para el riego de más de 105 hectáreas de orégano en la región de San Carlos. El impacto es claro porque permite darle autonomía a zonas geográficas adonde no hay abastecimiento de suministro eléctrico, logra ampliar la escala de proyectos (porque originalmente -en este caso- sólo se estaban regando la mitad de las hectáreas) y se duplica la capacidad productiva”, se explayó el presidente de la CIAT.

Energía limpia en el Valle de Uco

En cuanto al impacto en la región de la aplicación de estos paneles solares en industria y agricultura, el dirigente subrayó que la CIAT lidera los procesos de inversión e innovación “que son difíciles de emprender en soledad. Y lo hace con un enfoque de clúster regional. Es decir, no sólo se ha electrificado y reconvertido a un productor agropecuario local, también la empresa que ha prestado el servicio, se ha ocupado de las instalación y la mano de obra son de Tunuyán”.

//Mirá también: Entregan microcréditos para emprendimientos productivos

Reflexionando en profundidad sobre este tipo de iniciativas y con una visión desarrollista, Stortini explicó que se genera “un ambiente microrregional para seguir potenciando este tipo de inversiones que dan empleo local, estimulan la inversión, la capacitación y permiten al interior recuperar un horizonte productivo. Algo que venimos fomentando; sostener el arraigo de las familias de los pueblos alejados del Gran Mendoza que hoy, muchas veces, terminan migrando por cuestiones laborales o educativas a las grandes urbes”, concluyó analizando el encargado de la cámara.