Como es costumbre, todos los 11 de septiembre se celebra el Día del Maestro para homenajear a todos los docentes en su día y agradecerles por el cariño y las enseñanzas que brindan a sus alumnos a lo largo del año.

// Mirá también: Más allá de la profesión, docentes de una escuela de Las Heras relatan cómo es dar clases entre una balacera

Graciela Sella es una docente mendocina con más de 30 años de trayectoria. Se recibió en 1988, comenzó dando clases en un colegio que no tenía nombre en el barrio Chile y luego pasó por varias instituciones más.

Para dedicarse a la crianza de su hija tuvo que abandonar su profesión por unos años y retomó con la docencia en 2011. Actualmente cambió su función y trabaja en la dirección de la escuela Martina Chapanay.

“Para mí, la carrera de la docencia es vocación pura, es maravillosa. Es muy compleja pero a la vez gratificante”, comentó Graciela a Vía Mendoza.

La docente que tuvo que poner en pausa durante 10 años su profesión, revivió todos los momentos a lo largo de su carrera y recordó con amor a cada uno de sus alumnos.

“Un docente deja una huella muy importante en la vida del niño, yo le puse mucha pasión a mi trabajo para poder llegar al corazón de cada uno de ellos”, agregó.

Graciela o mejor conocida por sus alumnos como “Grace”, asegura que la base de la docencia es poder enseñar con el corazón, de otra forma no se pueden lograr tantas cosas como docentes.

//Mira también Una vecina lasherina pide ayuda para encontrar un importante dispositivo para la salud de su hijo

Si volviera a nacer elegiría esta carrera de nuevo”, concluyó la mendocina.