¿Alguna vez soñaste por dejar todo y recorrer el mundo? Hace ocho años atrás hubo un joven mendocino en España que soñaba con lo mismo. Se trata de Gonzalo Zamorano, quien renunció a su trabajo para hacer su sueño realidad y comenzó a recorrer el mundo. Actualmente se encuentra en Argentina, arriba de bicicleta, con la idea de conocer un poco más su país.

// Mira también: Mundial de Ciclismo de Ruta: Argentina estará representada por Ignacio Campos y Luciana Ronald

El joven de 38 años ha tenido la oportunidad de vivir en el exterior y recorrer países asombrosos de Asia y Sudamerica, pero luego de la pandemia, decidió quedarse cerca de casa y andar por las carreteras de su país Argentina, para enamorarse de su país.

Antes de desatarse la pandemia, Gonzalo se encontraba en su bici viajando desde Usuahia hasta Alaska. Pero Marzo del 2020 lo encontró en Colombia, donde estuvo varado por 5 meses hasta que finalmente pudo volver a Mendoza, gracias a la “vaquita” de sus hermanos. Planea realizar su viaje a Alaska pronto.

Bikepacking. El mendocino Gonzalo Zamorano practica esta actividad por las rutas sudamericanas. Viajar en bici con poco para conocer y vivir mucho.

El estar quieto un par de meses no lo detuvo, ya que al regresar decidió conocer el sur mendocino arriba de su bici. Después de estar un tiempo con su familia, hace unas semanas volvió a emprender viaje, esta vez con el objetivo de llegar al Norte salteño o jujeño.

Gonzalo, su bicicleta y su cámara

Hace cuatro años y medio que Gonzalo decidió utilizar solamente su bicicleta para sus viajes. Ahí comenzó a recorrer el mundo de una manera mucho más liviana, o como él lo llama “viajar con las cosas simples”, que quiere decir con lo justo y necesario.

Se llama Bikepacking su modo de viajar, lo que le permite meterse en todos los recovecos del país e instalarse, para así poder conocer los habitantes de los pueblos. Y eso es justamente lo que busca en este viaje, a través del “segundo camino”, conocer esas historias que valen más que oro.

“Soy de esos que se para a hablar con el pocero o el que trabaja en la calle, le hago un chiste para que se ría y así entrar en confianza, para que me cuente su historia”, contó Gonzalo a Vía Mendoza, mientras comentaba que esta acampando en un pueblo sanjuanino, llamado Tamberías.

El joven resaltó que anda en busca de lo auténtico, y estas personas que viven es los pueblos con auténticos. “Hay menos delitos, es muy chico el pueblo pero la gente es única, auténtica. La gente de las afueras vive en su mundo, otra realidad. No les importan las bolsas o como está el mercado, el único mercado que tienen es el del kiosco y su preocupación es la finca”, detalla el deportista.

Es fotógrafo, lo que le permite acercarte aún más a estas personas con las que se encuentra en su camino. Su medio es la cámara y el retrato, su acceso a las historias: “Acá hay esas caras, que te enseñan algo con la mirada”.

A Gonzalo le gusta mucho preservar los rostros y historias con las que se encuentra en su camino.

Además, el mendocino fue claro en resaltar que gran parte del viaje es encontrarse con esas personas. Si el paisaje y la naturaleza es importante, pero según el “la gente es la base del postre y el paisaje es la crema”.

Y su amor por los pueblos lo combina con las salidas a la montaña, donde siempre busca a los puesteros. “Encontrarlos es encontrar el verdadero oro en la montaña. Se ponen a hablar y te cuentan su estilo de vida, se sacan las ganas de estar solos”, cuenta Gonzalo.

Asimismo aseguró que no le tiene miedo a los caminos de ripio o complicados para su atravesar con su bici, es más, dice que las prefiere. El mendocino no se lleva muy bien con la ciudad -“siento que contamina”- por eso prefiere los pueblos y la montaña.

Su manera de comunicar

Las historias y paisajes con las que se topa Gonzalo no quedan solo en su memoria, sino que las comparte en sus redes sociales. Tiene su Instagram con más de 10 mil seguidores y planea dentro de poco lanzar su canal de YouTube.

A través de su Instagram, muestra los caminos y las personas que se encuentra en su camino. Sube los retratos de la gente, junto a sus historias. También comparte los postales que saca con su cámara. Contento contó que ahora posee un dron, una herramienta que le brinda “otra mirada, una visión más encantadora”. Su cámara y su dron “son las herramientas que me dan la posibilidad de acercarme más a la gente”.

Por otro lado, también se dedica a mostrar “la magia de viajar”. A sus seguidores le brinda tips de viaje con poco acuestas y en bicicleta. Pero especialmente visibiliza a otros viajeros que tienen su estilo de vida, aunque algunos lo hacen por van o autobús. “Hay mil maneras de viajar y ver el mundo, eso es lo que quiero mostrar”, expresó Gonzalo.

Viaja con lo simple. Pero su manera de viajar es la de él, y el mendocino asegura que hay más de mil maneras para hacerlo.

// Mira también: Sol Pérez está de visita en Mendoza junto a su novio por la inauguración de un gimnasio

El mendocino recién emprende su viaje y detalla que quiere hacerlo lento, para disfrutar de lo que el viaje le ofrecerá. Su plan hasta el momento es llegar al Norte costeando la montaña, aunque todo puede cambiar. Pueden acompañar a Gonzalo, sus travesías sobre su bicicleta y las historias con las que se encuentra a través de su Instagram.