En Mendoza ya funciona la Unidad de las Mujeres y Disidencias, con el objetivo de incorporar dentro de la institución carcelaria, un espacio jerarquizado para prevenir y erradicar cualquier tipo de violencia o discriminación por razones de género, sexo u orientación sexual.

El espacio estará a disposición no sólo para el personal penitenciario sino también para las personas privadas de libertad con necesidad de llevar adelante, acciones tendientes a erradicar las desigualdades por razones de género, que puedan presentarse en el ámbito laboral, familiar y social, creando instancias de capacitación, diálogo y resolución de conflictos que aporten soluciones a la problemática.

La Oficial Subalcaide Nahir Otero, abogada y especialista en el tema, remarcó: El Servicio Penitenciario como institución gubernamental tiene la necesidad de adaptarse y actualizarse a la realidad que la sociedad vive, esta Unidad viene a fortalecer un trabajo que empezamos hace algunos años para tratar de dar respuesta a reclamos históricos. Nuestra institución debe amparar y garantizar que cada persona que forma parte del sistema se sienta incluida, representada, respetada y garantizada en todos sus derechos”, explicó Otero. Fuente: Gobierno de Mendoza.