El 19 junio pasado, cuando en el mundo entero celebró el Día del Padre (en conmemoración a un padre estadounidense y por quien se instituyó la fecha), en Mendoza volvió a reflotar el debate de cada año: por qué celebrar una fecha internacional teniendo una ley que fija el 24 de agosto como Día del Padre y en homenaje al libertador José de San Martín. Incluso, y teniendo en cuenta que la situación epidemiológica se había tornado un poco más crítica debido a la pandemia de coronavirus, hubo quienes aconsejaron pasar las grandes celebraciones para el 24 de agosto, estimando que la situación y los contagios se habrían amesetado (algo que ha ocurrido en las últimas semanas).

//Mirá también: Las Tutis: un emprendimiento que nació en pandemia, para embellecer mujeres con tratamientos oncológicos.

Aprovechando el Día del Padre Sanmartiniano -y con el objetivo de poder organizar por décimo primer año consecutivo su festejo popular del Día del Niño (que también es en agosto)-, Paola González tuvo una original idea: organizar una rifa para juntar fondos que le permitan agasajar a casi 500 niños a fines de agosto y en celebración de su día, y que también permita a las familias mendocinas festejar el 24 de agosto con un más que merecido asado.

Paola González, la solidaria mujer que se ha convertido en una especie de ángel de la guarda para los niños del Barrio San martín e inmediaciones. Foto: Los Andes.

“Mi idea es hacer el festejo del Día del Niño, como cada año, entregándoles comida, golosinas y juguetes a los chicos del barrio San Martín y de la zona que no suelen tener la posibilidad de celebrar. Por eso es que el 29 de agosto (último domingo del mes) vamos a hacer un evento con juegos, golosinas, comida y la idea es entregar juguetes. Como cada año, la ayuda de la comunidad es fundamental y por eso estamos pidiendo desde mercadería hasta juguetes en buen estado, para los regalos. Y para algunos gastos -como por ejemplo globos y descartables- es que se me ocurrió hacer una rifa para el Día del Padre del 24 de agosto, y que se sortea el 23 de agosto″, resumió Paola, quien ya es una referente social en el barrio San Martín (Ciudad) y quien es la responsable del Merendero Yo Sí Te Creo.

El flyer con el que Paola promociona el sorteo para el Día del Padre Sanmartiniano, y que le permitirá juntar fondos para celebrar el Día del Niño.Gentileza

“Para el festejo del Día del Niño, como cada año, estamos apelando a la colaboración de la gente. Pero como siempre quedan algunas cosas que faltan, la idea es aprovechar lo que pueda juntarse con la rifa y comprarlas. Estamos sorteando un asado para 8 personas con un vino rico -ese es el primer premio- y el segundo son dos pizzas con dos docenas de empanadas y una jarra de cerveza artesanal. Salen 100 pesos los números y pueden comprarlos contactándose conmigo al Facebook del merendero (www.facebook.com/merendero.yositecreo) o a mi teléfono 2616714277, donde tengo Mercado Pago también”, destaca con humildad Paola.

Un clásico festejo

Desde antes de concretar su anhelo de inaugurar su propio merendero (que lleva de nombre Yo Sí te Creo, un lema de apoyo y acompañamiento a las víctimas de abusos sexuales -una de las hijas de Pao fue abusada en el instituto religioso Próvolo-), la incansable luchadora mendocina es conocida en todo el oeste de Ciudad por sus festejos del Día del Niño. Y es que la del próximo 29 de agosto será la celebración número 11, y siempre ha incluido juegos, actividades, chocolate y comida para quienes participan.

“Este año creemos que van a ser cerca de 500 los chicos que van a participar y por eso hemos empezado a pedir colaboraciones con tiempo. Necesitamos que, quienes puedan, donen juguetes usados en buen estado, mercadería y golosinas (la cantidad que puedan, porque sé que están muy caras). Nos hemos puesto como meta hacer más de 400 bolsitas para este año, y por eso es que le pido ayuda encarecidamente a la sociedad”, agrega con simpleza la mujer.

En enero de este año, Paola organizó la llegada de "Las Reinas Magas" en el barrio San Martín. Foto: Gentileza

“En estos últimos días se ha hablado muchísimo de igualdad, y a mi me gustaría pedir que también la haya en el Día del Niño. Estamos en el festejo número 11 y nunca pudimos, por ejemplo, rifar aunque sea una bici usada para los chicos. Si alguien tuviera una bici que le quedó chiquita o la tiene guardada, sería realmente un sueño. Yo sé que las cosas están carísimas, pero pensemos en todo. Muchas veces el niño no entiende que el padre no puede comprarle una bici o zapatillas, y sufren esa desigualdad”, reflexiona la solidaria mujer.

Paola no concibe la vida sin la solidaridad y la necesidad de mejorar la vida de sus pares. En enero de este año, junto a otras vecinas, Paola organizó la llegada de “las Reinas Magas” en el barrio San Martín, y entregaron juguetes y alegría a niños y niñas de la zona.

Para el festejo del 29 de agosto próximo, Paola González mantiene ese mismo optimismo y energía que le han permitido salir victoriosa de tantas batallas (aunque no ilesa de todas ellas). “Para el Día del Niño aseguramos muchos juegos, comidas (como alfajores de maizena y pastafrola) y mucho más, todo para que los chicos se vayan con la pancita llena. Porque no sabemos qué va a tener ese niño a la noche de ese mismo día. Me ha tocado ver a mí misma como, en años anteriores, los niños se van a un rinconcito apartado para compartir la comida con sus padres ese mismo día”, rememora con los ojos llenos de lágrima.

“Sé que va a salir todo bien el 29 de agosto y va a ser algo hermoso”, reafirma.

Cada vez más ayuda

Actualmente, el Merendero YSTC asiste a más de 300 personas del barrio San Martín y otros aledaños. En su mayoría son niños, adultos mayores o personas con discapacidad. Más allá de esto, Pao tiene en claro que para el festejo de fines de agosto, la cantidad de asistentes podría llegar a 500; teniendo en cuenta que es un clásico de cada año y muchos chicos de otros puntos se acercan para celebrarlo y, por unas horas, abstraerse de la dura realidad. “Yo no puedo -ni quiero- decirle a un niño que viene a divertirse que, como no es parte del merendero, no puede estar en el festejo”, sostiene Paola.

//Mirá también: Lanzarán una campaña con descuentos especiales para los vacunados de Mendoza.

La responsable del espacio comunitario -que ya se ha constituido como asociación civil y cuenta con personería jurídica- aclara que el Merendero Yo Sí Te Creo (YSTC según sus iniciales) no está vinculado a ninguna entidad, partido o agrupación política. “Nos sostenemos gracias al donante común y algunos días se entrega merienda y otros días comida con postre. Nos estamos manejando del mismo modo que lo hicimos en la pandemia: todos los días viene un miembro de la familia al lugar y se lleva la porción de comida o el chocolate con merienda. También se le entrega a las familias mercadería y verduras que nos llega por medio de Alimendar, una organización que ayuda a merenderos y comedores sin vinculación política”, explica.