Roberto Sánchez, conocido artísticamente como Sandro, nació el 19 de agosto de 1945. El reconocido artista murió a los 64 años el 4 de enero de 2010 en Mendoza, donde pasó sus últimos días internado en el Hospital Italiano de Guaymallén en compañía de su última mujer, Olga Garaventa.

//Mirá también: Murió de un infarto en el centro el reconocido periodista y escritor Jorge Sosa

Sandro fue diagnosticado de enfisema pulmonar crónico en 1998, lo que provocó que tuviera que alejarse de los escenarios por un tiempo. En 2001 se reencontró con el público y dio uno de sus conciertos más recordados gracias a que junto al micrófono llevaba conectada una asistencia de oxígeno.

EL GITANO. Roberto Sánchez murió tras una larga pelea al tabaquismo.

Pero la enfermedad fue avanzando y la falta de oxígeno no solo estaba complicando su trabajo, sino también su vida diaria. Al artista no le quedó otra opción que someterse a un doble trasplante de pulmones y corazón por lo que fue puesto en lista de espera.

Y luego de ocho meses de internación, el cantante viajó a la provincia para realizarse el trasplante en el Hospital Italiano de Mendoza con el doctor Claudio Burgos y su equipo. La intervención fue el 20 de noviembre de 2009 y el donante de Sandro fue un joven de 22 años. La operación fue exitosa, pero con el correr de los días aparecieron algunas complicaciones durante el proceso de adaptación de los implantes.

Su esposa, Olga Garaventa, no se movió de su lado.

Incluso, el 12 de diciembre debieron practicarle una nueva cirugía en el nosocomio mendocino tras la perforación en uno de los pulmones trasplantados. El ídolo fue ingresado a terapia intensiva, con un informe médico crítico, el que alertó a su familia y a los fans que organizaron una especie de santuario en la puerta del hospital con fotos, velas y rosarios para pedir la pronta recuperación del cantautor.

A fines de diciembre de 2009 se conoció la noticia de que el cantante se recuperaba favorablemente y ya había comenzado a ingerir alimentos sólidos, lo que llevó esperanzas a sus “nenas” que siguieron día a día el parte médico del artista en la puerta del hospital y en los canales de televisión.

//Mirá también: En primera persona: la vida de María Teresa Barbera y las claves de su éxito gastronómico

Sandro luchó por su vida durante 45 largos días y su cuerpo soportó cinco intervenciones luego del trasplante cardiopulmonar (dos de ellas efectuadas el mismo día de su muerte). Finalmente, el 4 de enero de 2010, a las 20.47, se produjo su deceso y su médico informó que fue a causa de un un shock séptico.

Las “nenas” y los fans apesadumbrados al enterarse de la muerte de Sandro, el 4 de enero de 2010 en el Italiano. Los Andes

El cuerpo del “Elvis argentino” como muchos lo llamaban, fue llevado a una sala velatoria de Maipú. Allí, le practicaron una técnica para demorar la descomposición final, que se denomina tanatopraxia, un tratamiento permite transportar y mantener el cuerpo por el período necesario.

Y recién en horas de la madrugada sus restos viajaron en avión a Buenos Aires. El artista fue velado en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de la Nación.