La Universidad Nacional de Cuyo apoya el debate para el proyecto de reforma de la Constitución de Mendoza y aportó el trabajo realizado durante 2020.

Claudia García, decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; y Esther Sánchez, decana de la Facultad de Ciencias Económicas se reunieron con el vicegobernador Mario Abed, el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi; el secretario Legislativo del Senado, David Saez; y los senadores Juan Carlos Jaliff y Alejandro Diumenjo, para manifestar el apoyo al debate para la reforma de la Constitución de Mendoza.

Claudia García, decana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales; y Esther Sánchez, decana de la Facultad de Ciencias Económicas se reunieron con el vicegobernador Mario Abed y el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi.UNCUyo

El proyecto fue presentado por el Poder Ejecutivo en 2020 y se encuentra en análisis en la Legislatura de Mendoza.

García explicó que desde la UNCuyo, a través de cuatro facultades, trabajaron en diferentes jornadas con invitados de distintas facultades para poder debatir pluralmente la reforma de la Constitución. “Es fundamental que se abran espacios de debate”, dijo y agregó “es importante que la ciudadanía pudiera acceder a esta información, para que se sepa de qué hablamos cuando decimos que hay que reformar, porque en definitiva es la ciudadanía la que va a decidir si esta reforma se hace o no. Pero esto no lo podrá hacer si no tiene la suficiente información”.

Por su parte Esther Sánchez destacó que “es el momento para avanzar con la reforma de la Constitución de Mendoza, porque hay muchos aspectos que tienen que ver con lo que vivimos en el presente y futuro de la provincia. Nuestra Carta Magna nos dice cuáles son los lineamientos en muchos aspectos, como el equilibrio fiscal o el rol de los municipios. La UNCuyo quiere escuchar todas las voces”.

Según la especialista, la secretaría de Extensión y Vinculación de la UNCuyo, y la secretaría de Investigaciones Internacionalización y Postgrado, acompañó este proceso realizado durante los meses de octubre y noviembre.

Ambas decanas coincidieron en manifestar que el mendocino debe estar informado al momento de decidir si quiere o no la reforma, y que la Universidad puede también ser un canal de conexión para que esto suceda. “No nos podemos privar como mendocinos y mendocinas, de formar parte de ese debate que va a marcar los próximos años de la provincia y es algo que venimos postergando”, aseguró García. “Hablaría de madurez institucional, que no sólo los legisladores aborden el tema sino toda la ciudadanía”.