Un pediatra mendocino fue condenado este lunes por la muerte de un niño de 5 años en un hospital público de San Carlos. Roberto Valentín Barboza Cáceres (55), era juzgado desde fines de abril por el fallecimiento de Julia Villegas (5) por una sobreinfección en un cuadro de varicela.

El médico fue declarado culpable por el delito de “homicidio culposo” y condenado a 1 año de prisión en suspenso.

La niña falleció el 12 de enero de 2018 en la guardia del Hospital Victorino Tagarelli de Eugenio Bustos. Julia tenía varicela, pero las ronchas se infectaron, lo que complicaron el cuadro de la menor que había sido atendida por Barboza Cáceres y medicó a Villegas según su criterio médico.

La nena tenía 37,6 grados de temperatura, una frecuencia cardíaca de 116 por minuto y una saturación de oxigeno del 95% y el médico le diagnosticó varicela e infección inguinal derecha.

Luego, el pediatra la curó con Pervinox y la medicó con ibuprofeno y cefalexina y la envió a su casa. Pero por la tarde la situación de la niña empeoró.

emergencias, hospital Tagarelli de San Carlos, Mendoza\u002E

A las 17.10 volvió a ingresar al Tagarelli y vuelve a ser atendida por Barboza. En ese momento el cuadro que presentaba a niña era convulsiones, midriasis y rigidez generalizada por lo que se le practican maniobras de resucitación, RPC, masajes cardíacos, intubación y se le inyecta adrenalina.

Pese a la batería de acciones, la niña entró en paro y falleció a las 17.45. La causa de la muerte fue “sobreinfección bacteriana secundaria y varicela”.

La familia de la menor apuntó contra el pediatra por la falta de criterio médico

Ante esta situación, la familia culpó a los profesionales del nosocomio por un error en el tratamiento que le indicaron a Julia. Y, ante la muerte de la pequeña, el pediatra renunció a su puesto en el hospital sancarlino.

El profesional fue imputado por el delito de homicidio culposo y desde fines de abril fue sometido a un juicio.

Para la Fiscalía de San Carlos el médico habría violado el deber de cuidado que su condición profesional le exige y habría actuado con impericia “al no haberla internado e indicado el tratamiento adecuado, teniendo en cuenta el estado de salud de la menor”.

Por su parte, también la querella apuntó contra Roberto Valentín Barboza Cáceres por no internar a la paciente que llegó a la guardia y por no haberle indicado una medicación acorde a la situación de la niña, la que a las pocas horas se agravó.