El golpe comando se dio el día martes 18 de enero en la sucursal del correo donde se llevaron 5 millones y medio de pesos. Los detectives que están a cargo de la investigación comenzaron a notar irregularidades que había tenido el auxiliar, Fernando Javier Palleres, quien estaba a cargo de la seguridad en el momento del asalto.

Por este motivo el fiscal Galdo Andreoni de Robos y Hurtos, que está al frente de la investigación, dio la orden de arrestar al auxiliar mencionado. Actualmente, Palleres está detenido en la Comisaría Cuarta de la Ciudad de Mendoza a la espera de que se defina su situación.

Las dudas hacia el acusado comenzaron luego del relato que dio a las autoridades. Fernando Javier Palleres explicó su proceder en el momento de dejar ingresar a los asaltantes bajo la justificación que las personas se hicieron pasar por auditores del Ministerio de Seguridad. Por las contradicciones en el relato y la versión poco creíble fue detenido hace unas horas.

Según figura en el expediente, testigos afirmaron que el auxiliar de la policía había estado haciendo preguntas con respecto a la recaudación que ingresaba en la sucursal de servicio postal. El trabajador del Ministerio de Seguridad aún no está imputado, pero podría enfrentarse al cargo de delito de robo agravado.

Aún no se descarta que haya más aprendidos que pertenezcan a la fuerza de seguridad, ya que en el asalto aportaron datos que no conoce una persona que no tiene acceso a las fuentes policiales o pertenece a ella.

El millonario asalto en Maipú

En la mañana del día martes, antes de las 8 de mañana, delincuentes entraron al local del correo de Fray Luis Beltrán, Maipú. Con la excusa que supervisar las tareas del auxiliar Palleres lograron ingresar al lugar.

Después de entrar, dos hombres sacaron armas y redujeron al oficial de policía, y al resto del personal que estaba trabajando. Los delincuentes pidieron la recaudación y se llevaron más de 5 millones de pesos.

En total eran tres asaltantes que amenazaron al personal de la sucursal y después huyeron a pie. Además del botín de millones de pesos se llevaron el arma reglamentaria del policía.