La denuncia fue grave y movilizó a la cúpula del Ministerio de Seguridad y de la Inspección General de Seguridad (IGS).


Una denuncia que llegó al Ministerio de Seguridad e Inspección General de Seguridad (IGS), motivó una serie de investigaciones sobre policías que se habrían quedado con drogas secuestradas en diferentes operativos en el Este de Mendoza.

Ante esta denunica anónima, autoridades arribaron por sorpresa a la sede policial de la Dirección General de Lucha contra en Narcotráfico, ubicada en La Colonia (Junín), para comenzar a investigar a fondo. Separaron a los jefes del área: Marianetti y Donaire.

El descabezamiento se produjo por “falta de control”, según explicó una fuente de la investigación. En el operativo se secuestraron libros y se están investigando presuntas irregularidades. “Supuestamente hacían secuestros de drogas y no lo informaban a la Justicia Federal”, agregó.

La denuncia anónima indicaba que los policías se quedaban con la droga y que estaban vinculados a narcotraficantes de la zona Este. Pero por el momento solamente se descubrieron irregularidades administrativas, como que se consignaban con lápiz y no con bolígrafo los secuestros. Fuente: El Sol






Comentarios