Tiene 33 años y está en el Lagomaggiore. Los pesquisas no creyeron la versión que dio de los hechos y detuvieron a su marido.


Ana María Rojas de 33 años ingresó con graves quemaduras al hospital Lagomaggiore de Mendoza la semana pasada. Su pareja quedó imputada por intento de femicidio pese a que ella intentó desligarla del hecho. 

Tanto ella como su pareja dijeron que un ladrón había querido entrar a la casa y al no lograrlo, el presunto malviviente sacó alcohol , la roció y la prendió fuego. Sin embargo, para los investigadores hubo algunas inconsistencias en el relato. Por lo tanto, se procedió a la detención del hombre. 

Mario Bustos Guillén, director del hospital Lagomaggiore, brindó detalles sobre el estado de salud de Rojas: “La paciente se encuentra en buen estado general, con requerimiento de drogas, con asistencia respiratoria mecánica y tiene diuresis normal. Ayer se realizó cirugía plástica se le injertó el tórax y abdomen, se le realizó una transfusión de sangre. El estado general sigue siendo grave”




Comentarios