Las heladas de septiembre, que llegaron a -8° centígrados, hicieron que se perdieran cultivos del Valle de Uco , centro y sur provincial.


Tras las heladas registradas este año de hasta -8 grados centígrados en las zonas centro y sur de Mendoza, la cosecha prevista para este verano de pera, durazno y ciruela caerá alrededor de un 50% respecto a las proyecciones iniciales, según un informe elaborado por el Instituto de Desarrollo Rural (IDR).

“La producción estimada total para la pera, durazno y ciruela de industria es de 170.761 toneladas, cifra que será menor, en un 51 % a la obtenida en la campaña 2015/16”, indicaron hoy desde el IDR.

Según se desprende del reporte, a causa de las heladas registradas en la primera semana de setiembre se habrían perdido el 44% de los cultivos de duraznos para industria, 69% de ciruelas y 44% de pera.

Principalmente, se dañaron los montes frutales de la zona de Valle de Uco, en el centro provincial, y el sur de la provincia con temperaturas de hasta -8,1 grados centígrados.




Comentarios