A sus 19 años, Mike Amigorena llegaba a Buenos Aires con un sueño, ser un artista. Con perseverancia y arduo trabajo logró convertirse en uno de los grandes actores argentinos, que no le teme a ningún género ni escenario. Mike Amigorena, un ciudadano ilustre de Mendoza, pero con corazón en Maipú, su "pueblo".

Hace un año que Mike no visita Mendoza, su ciudad natal, debido a la pandemia por coronavirus, "extraño muchísimo mis pagos", asegura. En especial, es Maipú ese lugar que lo hace perderse en increíbles recuerdos de su infancia y adolescencia. El cine Imperial, la municipalidad, la plaza, los helados "Tío Vicente", todos lugares que marcaron su vida y recuerda con añoranza.

Este año, Mike decidió abordar una nueva aventura, la de ser padre, junto a la cantante rosarina Sofía Vítola. Un rol que lo cautivó y lo hace volver a su niño interior. "Gracias a la cuarentena la puedo ver crecer las 24 horas. Un hijo es algo mágico, es algo milagroso", confesó. El coronavirus hace que siga manteniendo como sueño traer a su pequeña a Mendoza y pasear por su querida plaza departamental, "apenas pueda llevaré a Miel a Mendoza y a mi amado Maipú", aseguró en su diálogo con Marina Correa del Cine y Teatro Imperial de Maipú.

La pandemia no lo afectó tanto laboralmente como a todo el colectivo artístico, con el cual Mike se solidariza. El 2020 era un año en el cual él había planeado disminuir los compromisos laborales para encarar la crianza de Miel, pero aún así su lado artístico hizo presión y logró concretar proyectos y planear otros durante el confinamiento.

Gastronomía, música, televisión y teatro son los frentes laborales que el mendocino supo desarrollar este año. "Tengo la suerte de poder tener trabajo y siempre estar con algo", agradeció. Mike tuvo que finalizar un mes antes, por la pandemia, la obra éxito "Cabaret", junto a Florencia Peña, y desde allí nuevos proyectos llegaron, como una serie co-producida con España, "Limbo", para la plataforma Disney+ y un nuevo disco solista.

Con un presente laboral exitoso, a presar del dificil contexto, sigue pendiente en Mike Amigorena volver nuevamente a Mendoza, en especial a su mítico Cine y Teatro Imperial. Sus amigos, su madre, hermanas y familia, su Maipú querido, y que extraña, son sin duda el alimento creativo de este mendocino que cautiva a todo el país.