Una reconocida empresaria mendocina de 86 años dio su visión del país y cuestionó las medidas del Gobierno nacional. La carta abierta en la que María Teresa Barbera mostró su preocupación por la situación actual del país, se volvió viral en las redes sociales. 

La histórica referente de la cocina italiana en Mendoza expresó: "La igualdad está en la educación y en el trabajo", respecto del debate sobre el concepto de meritocracia, cuestionado por el presidente Alberto Fernández en actos públicos.

"La igualdad no es la pobreza que se está generando, ni el aplauso a los corruptos", lanzó la empresaria. Y señaló a la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner por los actos de corrupción denunciados durante su gobierno: "Es una ciudadana igual que todos y tiene que ser juzgada como uno más. Hay un gran cansancio de tantas injusticias". 

María Teresa Barbera. Foto: Allo Fotografía/ Axel Lloret.

Además, resaltó que Fernández "quiere cada vez más pobres", al mismo tiempo que indicó: "La belleza del ser humano es integrarse con trabajo y con el respeto que nos une y no nos separa".

"Es una tristeza, sin dimensiones, ver filas de subsidiados: hombres inexpertos, sin oficios, madres jovencitas. Este asistencialismo, esta gran caridad vuestra y humana. Solo pensar los sueldos que reciben nos hacen temblar y ustedes tienen el coraje de hablar de 'pobreza'", dijo la reconocida chef italiana. 

Y agregó: "El solo hecho de pensar que con los subsidios se arregla el país, qué lejos estamos de un mundo de bien".

Hacia el final, apuntó a una situación que se dio durante las últimas semanas, en las que varias firmas internacionales decidieron dejar el país por la actual crisis económica: "Las empresas no se van, huyen de esta hecatombe. Y los que se quedan acá son los héroes".

María Teresa Barbera. Foto: El Sol.

La carta completa

"Mi nombre es María Teresa Barbera, tengo 86 años. Dicen que soy muy conflictiva, no me puedo quedar en silencio, tendría que haber nacido muda, corta de vista y medio sorda para no haber ocasionado tantos problemas.

La verdad es que no me puedo quedar quieta. Y todos mis hijos, tienen la misma respuesta: "Mamá, ya es hora que te jubiles. Está todo bien, no hagás lío, mamá. Los tiempos han cambiado". Y yo con 71 años de trabajo, consecutivo, adentro de la cocina, sin haber faltado nunca, que para mí era como si fuese la Iglesia. Sea de cualquier lugar, cada ser humano, necesita descubrir que la vida es un mínimo de tiempo, que nada está perdido.

Más de una vez, me apoyaba en la columna y soltaba mis lágrimas. Cómo se puede amar tanto, así entendí con mi quinto grado y nada de estudio en español, que las cacerolas me brindaron el respeto y el amor, para creer en la vida.

En esta tierra donde muchos fueron los que con esfuerzo sembraron, y una gran mayoría siguieron por ese amor. No entiendo a este gobierno, quiere cada vez más pobres y la belleza del ser humano es integrarse con trabajo y con el respeto que nos une y no nos separa. A los 13 años, desembarcamos con mi madre en llanto y su hijo tan pequeño muerto. Fue en 1948, después de ver a mi patria destruida, llegué a un país desconocido, ya en ese tiempo quemaban las iglesias.

Aún hoy, con tantos años pasados, me cuesta entenderlo. Solo pueden gobernar unos, que hablan de democracia, sin respeto para la Justicia. Los temas de corrupción, días tras días, fortificados con poder, intrigas, soberbia y prepotencia.

Yo me pregunto: ¿Cómo hicieron los europeos a reconstruir todo y dejar en el olvido dictaduras dominantes? Que lástima aumentar el odio y el rencor en el mismo pueblo. Es un dolor muy grande. No puedo pensar que en Argentina, no está apreciado el sacrificio, el el esfuerzo, de tantos argentinos que luchan creyendo que todo esto terminará y tendremos un mañana.

Solo ver la foto de Alberto y Moyano, juntos sonrientes, con un radiante y honesto futuro...?? Es una tristeza, sin dimensiones, ver filas de subsidiados: hombres inexpertos, sin oficios, madres jovencitas. Este asistencialismo, esta gran caridad vuestra y humana. Solo pensar los sueldos que reciben nos hacen temblar y ustedes tienen el coraje de hablar de "pobreza". Dejen que nosotros tengamos la decencia de luchar por el trabajo de nuestro país.

No se equivoquen, que la igualdad está en la educación y en el trabajo. La igualdad no es la pobreza que se está generando, ni el aplauso a los corruptos. La igualdad sería la Justicia, por ejemplo: la vicepresidenta es una ciudadana igual que todos y tiene que ser juzgada cómo uno más. Hay un gran cansancio de tantas injusticias. Ahora concluyo, digo lo que pienso, con el alma, mi verdad no es para ofender, solo me pregunto: ¿Un país que puede dar tanto, siempre con la misma mentalidad, los ricos y los pobres? Les puedo asegurar que el capital humano abunda en la pobreza, solo hay que saber despertarlos.

El solo hecho de pensar qué con los subsidios se arregla el país, qué lejos estamos de un mundo de bien. Desde ya, que las empresas se vayan, es por la política de ustedes, de cierre y de poca apertura. En todos los países del mundo, amparan a la masa trabajadora, le dan oportunidades a los capitales para que estén seguros y puedan trabajar dignamente. No incrementan el odio sino el respeto. Todos los días, un cambio nuevo, otra ley de AFIP, el dólar imparable, etc. Las empresas no se van, huyen de esta hecatombe. Y los que se quedan acá son los héroes".