La pequeña fue raptada por el ex novio de su madre el domingo por la noche.


La Unidad Investigativa de Maipú intervino ayer en un caso que podría haber terminado en tragedia. Por la tarde llegó a la comisaría Antonella (24), junto con una amiga, para denunciar que un hombre que es su ex pareja, Daniel Ángel Barrera Pereyra (26), había entrado a su hogar de Gutiérrez, se había llevado a Kiara -su hija de 3 años- y amenazaba por teléfono con acuchillarla si Antonella no accedía a retomar la relación.

Barrera hace un mes que se separó de Antonella, y pretendía que la mujer retornara a su casa por la fuerza. Cuando ingresó y agarró a la menor, la subió a una moto y escapó a gran velocidad. Los vecinos incluso contaron que se había caído, pero retomó el control y escapó.

A las 18.20 llegó el primer mensaje del agresor, “Hija de puta: andate para la casa y sacate una foto para que vea que estás ahí con tus cosas. Si vas con la Policía voy a cagar matando a la Kiara. Tengo un cuchillo y se lo voy a clavar“.

Cerca de las nueve de la noche los audios de Whatsapp seguían llegando en catarata, aunque cuando Barrera vio presencia policial se puso todavía más violento: “¡Está lleno de policías! Te dije que no quería eso. Ahora voy a tirar a la Kiara al río. Te ordené que fueras a la casa pero ahora está lleno de cobanis”.

Media hora después, el contacto se cortó. Para entonces, ya estaba alerta la Policía y el grupo GRIS, Policía Rural y hasta los Bomberos y el helicóptero Halcón I, entre otros agentes.

Cuando llegaron los uniformados, Barrera estaba en el patio de la casa de sus abuelos con la nena en brazos. No quería soltarla, a pesar de que estaba acorralado. Los familiares se sumaron a la negociación y astutamente, la Subcomisaria Mónica Delamer aprovechó un descuido del delincuente para arrebatarle a la niña y salir corriendo de esa vivienda.

Cuatro efectivos tuvieron que frenar al tipo y consiguieron esposarlo y trasladarlo a la Oficina Fiscal 10. 

Cuando parecía que toda esa pesadilla había finalizado, Kiara, contó que Barrera había abusado de ella. Y se sospecha que hacía lo mismo con su hermanita de 6 años. Por eso las dos pequeñas quedaron internadas en el Hospital Notti para que se hagan los estudios correspondientes.


En esta nota:

Policiales Mendoza


Comentarios