Al haber menos gente en la calle bajaron las cifras este semestre en comparación con el de 2019.


Dentro de todos los problemas que generaron las restricciones por el coronavirus, hay un dato que resulta positivo: la marcada disminución del delito.

Tanto las estadísticas del Ministerio de Seguridad como las del Ministerio Publico Fiscal coinciden en la marcada baja de delitos como muertes violentas, robos con armas, accidentes viales con víctimas fatales, violencia de género tuvieron un significativo descenso en el primer semestre del año, que va del 25% al 50%, según el rubro.

Sólo dos tipos de hechos mostraron un crecimiento marcado, los abusos sexuales con acceso carnal y gente armada que es detenida en la calle.

“Las estadísticas marcan que se ha producido una marcada baja en el delito durante los dos primeros meses de la pandemia y luego ha ido aumentando pero siempre por debajo de los índices de año pasado”, explicó el ministro de Seguridad Raúl Levrino a diario Los Andes.

Esta “baja generalizada”, según el funcionario, se debe principalmente al aislamiento social obligatorio, que en abril y mayo dejó casi desiertas las calles y rutas de toda la provincia, no sólo de personas sino también de vehículos.

Otra de las razones que argumenta Levrino es que la Policía aumentó su presencia en la calle. En todas estas tareas estaba incluida la seguridad y el control de coronavirus. Durante el primer semestre se detuvo a unas 6.700 personas por romper la cuarentena.

Homicidios: la baja de este año ha sido del 27,5%. En los primeros 6 meses de 2019 murieron 51 mendocinos y este año, 37 en el mismo periodo.

Robos con armas: los robos más graves – los agravados por el uso de armas- bajaron un 29%. En el primer semestre de 2019 se contabilizaron 2.661 robos con armas y en el mismo semestre de este año el registro marca 1.891.

Para ver el “efecto pandemia” en el delito este dato resulta ilustrativo: en abril, cuando el confinamiento de la población fue más marcado, hubo 491 robos ejecutados por delincuentes armados. En abril de este año la cifra bajó a 138 casos. Otro ejemplo: en enero pasado, libre de virus, hubo 491 robos con armas y en abril, con cuarentena estricta, sólo 138.

Otros robos: en cuanto a robos agravados sin armas (por ejemplo por escalamiento o cometidos por bandas) también se registró una baja significativa: 42%.

Sustracción de vehículos: la baja fue del 38,5%. El año pasado, en el primer semestre, 1.310 personas se quedaron a pie y este año, sólo 806.

Siniestros viales: Este rubro descendió un 49,9%. El año pasado, de enero a junio, hubo 78 muertos en choques y este año solamente 43.

Abusos sexuales, violencia de género y femicidios fueron los delitos en los cuales, generalmente, son víctimas las mujeres -aunque también debe incluirse a menores y personas LGBT- han mostrado un panorama difícil de evaluar: gran crecimiento de abusos sexuales con acceso carnal, ningún caso de femicidio –una baja del 100%- y disminución en las denuncias por violencia de género.

Oficialmente hubo un descenso del 24,4% de denuncias por violencia de género, pasando de 3.433 a 2.596, a la hora de comparar el primer semestre de año pasado y el mismo periodo pero de este. Pero el número debe ser tomado “con pinzas”: algunos sostienen que la baja es real; otros que la convivencia durante el confinamiento no permitió que las mujeres tuvieran momentos de soledad y seguridad para denunciar.

Los números más preocupantes que deja este primer semestre son los abusos sexuales con acceso carnal, que pasaron de 138 en el primer semestre de 2019 a 206 en el mismo periodo de este año. El aumento fue del 56%. Pero la pandemia queda fuera de análisis ya que en enero de este año hubo 44 violaciones y en febrero igual número. En cambio, en abril, el mes de cuarentena estricta, hubo 24 casos.

Fuente: Los Andes




Comentarios