Con el objeto de constatar o descartar la versión que aportó María Isabel Ortiz, madre de la pequeña asesinada, detectives policiales y judiciales realizara una inspección en los dos domicilios donde habría sido golpeada Naiara Ortiz, la niña de 3 años que falleció en Rivadavia.

María Isabel Ortiz (27), fue imputada el miércoles como autora del hecho de sangre. De acuerdo con ese relato, la criatura se cayó en dos oportunidades, el miércoles y el sábado, mientras jugaba.

Cada uno de esos accidentes se habrían producido en la casa de La Colonia, Junín, donde vive el padrastro de la criatura, Luis Miguel Ávila (35), acusado coautor, y en la vivienda del padre de la mujer, localizada en Los Campamentos, Rivadavia.

La hipótesis desarrollada por la fiscal Valeria Bottini, sostiene que fue en alguna de esas dos propiedades donde se produjeron los maltratos que desembocaron en la muerte de la pequeña, ya que la pareja estuvo en esos dos lugares durante el fin de semana.

Teniendo en cuenta el resultado de la necropsia que realizó el Cuerpo Médico Forense (CMF), las lesiones se produjeron entre 24 y 48 horas antes de realizarse ese procedimiento. Es decir, que la bebé habría sido golpeada entre el viernes y el sábado, según la investigación.