Dentro de los aspectos positivos que trajo consigo el confinamiento dentro de los hogares para resguardarse del coronavirus, resalta lo que ocurre precisamente con la salud, con un dato sobresaliente, hubo un descenso en Mendoza de las enfermedades respiratorias agudas que por lo general comienzan a manifestarse durante los primeros días de otoño.

La que más bajó en Mendoza, tomando en cuenta los casos acumulados hasta los primeros días de abril (último dato disponible), fue la bronquiolitis en los menores de dos años. Esta enfermedad para ese periodo de 2019 registraba 2.565 pacientes y para 2020 descendió a 669 lo que muestra un 73,8% de disminución.

Mientras que para el total país este porcentaje de baja fue mayor con 80,6%. Algo similar ocurrió con las neumonías, que pasaron de 3.764 casos a 1.035 lo que muestra un 72,8% en baja. En este caso el total nacional registró una caída de 74,1%.

En tanto la Enfermedad Tipo Influenza (ETI) pasó de 4.740 a 1.627, lo que indica una disminución del 66% cuando en todo el territorio bajó a 54,3%.

"Al analizar el comportamiento de los agentes habitualmente vigilados como el virus de la influenza (agente causal de la gripe estacional) y el virus respiratorio sinsicial (agente causal de bronquiolitis) se puede observar un descenso significativo en la incidencia y en el número de casos con respecto a años anteriores", dijo a Los Andes el médico infectólogo y epidemiólogo Rodolfo Quirós, que es mendocino pero en este momento se encuentra trabajando en Bolivia.