La pérdida fue del 11% en el primer semestre. Las ventas se desplomaron por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y la falta de financiamiento.


Según la publicación de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), las ventas del comercio minorista en la provincia cayeron 11% en los primeros seis meses del año.

De acuerdo al estudio, el sector al que peor le fue en el período analizado es el dedicado a la venta de “electrónica y electrodomésticos”.

Los negocios que venden esos productos facturaron 5% más que el año pasado en términos nominales, pero estuvieron muy lejos de contrarrestar el efecto de la inflación, que avanzó 56% entre el primer semestre del 2018 y los primeros seis meses de este año, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado por el mismo organismo. De ahí se deduce que las ventas de esa mercadería se contrajo 32% en términos reales.

También la caída de las ventas de juguetes, cayó un 24%. Los números negativos se repitieron en indumentaria (-10%), librerías (-9%), patios de comida, alimentos, bebidas y kioscos (-8%), ropa deportiva y accesorios deportivos (-6%), perfumería, farmacia, óptica y fotografía (-2%), esparcimiento (-0,5%) y en el rubro “otros” (-6%), siempre analizando la variación interanual del primer semestre de 2019 y considerando el efecto de la inflación.




Comentarios