Luis "Caito" Pfening, es un marcosjuarense muy conocido que padece de distrofia muscular.

Su vida se hizo famosa por la película que dirigió su hermano, el famoso actor Guillermo Pfening, que se llamaba como su apodo, "Caito".

Pero además de eso fue el presidente de la Comisión Municipal de Discapacidad entre 2015 y 2018.

Y en entrevista con Vía Marcos Juárez, expresó su opinión respecto al cruce que la semana pasada hubo en el Concejo Deliberante:

VMJ: - ¿Quienes integraban y cómo funcionó la Comisión Municipal de Discapacidad entre 2015 y 2018?

CP: - Las caras visibles de la comisión éramos María Inés Massa, Facundo Rossi y yo. Y la idea de la misma era proyectar una ciudad accesible e inclusiva. Pero bueno, el problema siempre fue que no había presupuesto, ni iba a haber tampoco, y no había manera de poder recaudar para hacer obras.

VMJ: - ¿Quedaron muchos proyectos truncos por falta de presupuesto?

CP: - Mi idea era empezar por las rampas, sobre todo en el centro. Hasta hoy en día no podemos circular en varios lugares y tenemos que ir mucho por la calle, con el peligro que esto conlleva. Pero no hubo presupuesto. También propusimos que se haga un censo de personas con discapacidad en Marcos Juárez, para interiorizarnos y conocer los problemas de los discapacitados marcosjuarenses; pero no había presupuesto tampoco. Otro proyecto fue que haya una persona, mejor si era una asistente social, que viaje a la Agencia Nacional de Discapacidad, para traer programas y proyectos, que están pero que hay que gestionar para que lleguen a nuestra ciudad, pero nos pasó lo mismo: no había presupuesto.

VMJ: - ¿Lograron que algún proyecto sí llegue a buen puerto?

CP: - Lo único que logramos que se haga fue crear lugares de estacionamiento exclusivos para discapacitados, que están en calle Belgrano.

VMJ: ¿Cómo era su relación con el Ejecutivo Municipal?

CP: - Al principio había muy buena predisposición de todos y muchas ganas. Pero sin presupuesto para hacer cosas que la gente pueda verlas y sentirlas en la ciudad, es muy difícil. Me sorprende porque hasta políticamente, hacer obras inclusivas, es algo muy positivo, que está muy bien visto. Y esto es una cuenta pendiente no sólo de este gobierno, sino de al menos 20 o 30 años para atrás.

VMJ: - Y con tanto entusiasmo y buena predisposición, ¿por qué no lograron que se lleven adelante otros proyectos?

CP: - Porque con ese limitante permanente el entusiasmo inicial se fue disolviendo de a poco, hasta que llegamos a no juntarnos más. Y creo que es lógico, porque cuando querés hacer algo y nunca hay presupuesto, uno se cansa.

VMJ: - Según tu experiencia, ¿qué debería cambiar para que la Comisión Municipal de Discapacidad funcione correctamente?

CP: - Para mi tiene que existir la Comisión de Discapacidad con un lugar físico dentro de la Municipalidad y con presupuesto propio. Que no tiene que ser muy grande, sino que aunque sea alcance para ir haciendo obras, charlas, concientización, que son aspectos muy importantes también para la inclusión. En una ocasión, recuerdo que quisimos traer un conocido cantante a nivel nacional y armar un evento para la concientización de la población. Nos cobraba, de favor porque es amigo, $15.000; la Sociedad Italiana nos prestaba el teatro, sólo debíamos hacernos cargo de la limpieza; por ende el presupuesto final era, como mucho, $25.000. Y lo que nos dijeron fue que el Municipio ponía ese dinero, pero que después había que debitarlo de lo recaudado y lo restante, si había, quedaba para la Comisión. Ni siquiera ese pequeño presupuesto pudimos obtener. Entonces así es muy difícil que la Comisión funcione bien.