Una estafa por $300.000 sucedió en Idiazábal. Un abogado se hizo pasar por ser de ANSES y llamó a un hombre de 65 años y le argumentó que debía depositar fondos. El estafador le dijo que le pida a un amigo ya que el no tenía tarjeta y lo indujo a sacar un crédito por $200.000 a través del cajero. Del mismo, solo pudo sacar la mitad porque el banco le inhabilitó la cuenta por ser un movimiento extraño. Además, ya le había transferido $47.000 previamente.

Mas tarde, cuatro horas, el supuesto abogado volvió a llamar al hombre de 65 años, según informa el portal web Multimedios Corral.  Con el mismo ardid la estafa se repitió con un crédito de $200.000 más $57.000 que tenía en la cuenta la persona a la que le pidió la tarjeta. El banco nuevamente bloqueó la cuenta y pudo salvar la mitad del crédito solicitado.

Como consecuencia de estos llamados, al sujeto le robaron $304.000.