La reactivación del turismo, la gran temporada que se viene y el alivio de la situación sanitaria “crean las condiciones para terminar con los elevados índices de trabajo en negro” pero “la batalla hay que darla desde adentro; no se puede seguir naturalizando el negreo”, dijo Pablo Santín, candidato a secretario general de UTHGRA.

El parate de la primera etapa de la pandemia hundió el salario y las condiciones laborales en la hotelería y la gastronomía (68% de los trabajadores quedaron bajo la línea de pobreza) y, peor aún, en muchos casos enfrentó a empresarios con trabajadores.

Todo empresario y emprendedor de bien que apuesta por la ciudad y genera trabajo de calidad debe tener la debida retribución por su esfuerzo e inversión. Pero cada laburante tiene que estar debidamente registrado, con un salario digno y sus derechos garantizados, es un equilibrio justo y sobre todo posible, alcanzable”, analizó Santín, hotelero y referente de la Agrupación 25 de Mayo, quien encabeza la Lista Verde de cara a las elecciones en UTHGRA del 2 de diciembre.

Santín consideró que la reactivación del sector, gracias al estímulo del turismo, la liberación de las restricciones y el avance de la campaña de vacunación contra el Covid, junto a la promisoria temporada de verano que se viene, abre paso a “una nueva etapa en la que hay discutir lo importante y dejar de naturalizar el trabajo en negro”, y en la que “podremos terminar con la altísima informalidad en la gastronomía y los hoteles” aunque “no es magia, es compromiso, escuchar, estar cerca, sensibilizarse, poner el hombro y afrontar el problema, esa es nuestra convicción y responsabilidad, es lo que un sindicato debe hacer en vez de ignorar”.

Mar del Plata ya es un ejemplo de la reactivación turística en el país, pero también puede serlo en materia de derechos laborales. Una hotelería y una gastronomía de calidad es con los trabajadores en relación de dependencia, con sueldos dignos, con mayor cobertura de la obra social y mejor calidad de vida para afiliados y sus familias”, remarcó.

Por eso, agregó Santín, “soy candidato a secretario general de UTHGRA. La batalla hay que darla desde adentro, entre todos, con los trabajadores y los empresarios, escuchando, corrigiendo y ocupándonos de la informalidad que los que hoy manejan el gremio eligen arbitrariamente ignorar; los laburantes no podemos obviar esta realidad que está en cada salón, cada cocina, cada mostrador. No nos sale mirar para otro lado con esa frialdad y hacer como si nada cuando alguien te dice que gana 100 pesos la hora o está totalmente en negro y desprotegido”.

El cambio, completó Pablo Santín, “viene desde adentro” y por eso “me van a tener mí y al gran equipo de hombres y mujeres que me acompaña (la Lista Verde es la primera en la historia de UTHGRA con el 50% de cupo femenino) trabajando codo a codo con cada trabajador, con la conducción nacional y con los responsables de cada establecimiento para transformar la informalidad en dignidad, aquella que perdimos y que desde el 2 de diciembre, juntos, vamos a empezar a recuperar”.