El misterio de la escultura de Playa Chica finalmente fue develado y el sábado se presentó en una conferencia de prensa en Villa Victoria su autor, junto al Secretario de Cultura Carlos Balmaceda y la Directora de Restauración de Monumentos Históricos, Costanza Addiechi.

Mario Magrini, autor de la escultura en Mar del PlataLa Capital de MDQ

Quién hizo a la mujer que mira al mar es un renombrado cirujano plástico marplatense llamado Mario Magrini. Sus padres, Norma Fuloni y Mario Magrini, fueron los fundadores de la conocida Guardia Nacional del Mar. Allí, Mario era parte de la Banda de Música, en la que tocaba el redoblante. Además, fue escenógrafo “de obras del jardín de infantes de mis hijos hasta una ópera Tosca de Puccini, que se interpretó en la ciudad en 1995 con la participación de artistas locales y de La Plata”.

Mario Magrini, autor de la escultura en Mar del Plata, en la conferencia de prensaLa Capital de MDQ

El médico tiene 65 años y cuenta con una fuerte inclinación hacia las artes plásticas. En la conferencia de prensa que brindó en Villa Victoria comenzó explicando que “este anonimato fue buscado no como una estrategia de marketing, sino para que la protagonista sea solo la obra misma. Y de allí, en un entorno que la completara y con la aparición inesperada y sorpresiva, poder averiguar qué despertaba en las personas que la veían. Estas características le dieron un halo de misterio, que enriqueció y hasta superó a la obra misma”.

También se refirió a que la obra no es nueva: “La hice hace 25 años, a fines de enero de 1996. La escultura nos acompañó por mucho tiempo a mi familia y a mi. Era momento de soltarla para que sea de todos…”. Asimismo, afirmó que jamás tuvo nombre.

Se mostró muy satisfecho por las repercusiones de su obra: “Todavía no puedo entenderlo ni decodificarlo, pero es algo maravilloso que nunca pensé. Me supera y me halaga. Estoy muy feliz”.

Mario Magrini, autor de la escultura en Mar del PlataLa Capital de MDQ

Se especuló en estos días con que la obra era una modelo de una escuela de arte o la antigua novia del autor, que la había realizado una ceramista hasta que era un homenaje a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. pero finalmente nada de esto fue cierto. Con respecto a quién es la mujer, no dio mayores precisiones, sino que “forma parte de una etapa de mi vida, de un momento, un sentimiento, de una situación difícil que no fue mía sino de toda mi familia. No me parece importante en este momento, fue importante en aquel momento”.

“No está inspirada en nada, ni en nadie específicamente. Tiene forma de mujer pero representa el sentimiento de un grupo de personas, de una familia. Es una emoción que tiene cuerpo de mujer, pero es colectiva“, completó.

Escultura anónima en Playa Chica, Mar del PlataLa Capital de Mar del Plata

El autor reveló que su color original era terracota. “Empecé a restaurarla para que tuviera el mismo color de las piedras, para que no molestara en el paisaje, sino que formara parte de él”.

La idea de colocarla a la vista de todo el mundo, confesó, fue de “una amiga arquitecta me dio una transgresora idea: irrumpir en el espacio público y ver cuál era la reacción de la gente. Lo pensé en chiquito, como una travesura de la noche”. El sitio que escogió fue “un lugar privilegiado, un balcón del mar, donde uno se puede sentir solo frente al inmenso océano”.

Ubicarla allí llevó a un trabajo nocturno. “La instalé personalmente el 5 de febrero, la trasladé desde casa, en mi auto y usé una zorra para llevarla hasta el lugar elegido. No puedo negar la taquicardia, pero también la emoción. La fijé con una mezcla de cemento y arena”, explicó.

Escultura anónima en Mar del PlataLa Capital de Mar del Plata

Magrini también expresó su miedo a un posible robo o destrucción de la obra. De hecho, el último jueves sufrió la rotura del dedo de un pie, por lo que fue restaurada por la propia Costanza Addiechi, que lo acompañó en la conferencia de prensa.

La obra, que representaba a una mujer sentada sobre las rocas de la costa marplatense, sorprendió a turistas y locales e incluso al intendente Guillermo Montenegro, que en un tuit publicado el domingo pasado expresó que “para instalar estas obras se requiere de un procedimiento especial”. Nadie conocía a su autor ni qué representaba. Y desde el gobierno municipal comenzó la búsqueda del escultor, que terminó con una conferencia de prensa.