¡Siete años! Ese es el tiempo que pasó desde que fue vandalizada la estatua de Ana Frank, en la Plaza España. Y todo parece indicar que este lunes por la noche apareció la cabeza que había sido extraída por ese entonces.

El protagonista de este hallazgo fue un portero que la descubrió mientras iba a buscar su moto, caminando por calle Obispo Oro al 450, de barrio Nueva Córdoba, al lado de un contenedor de basura.

“Cuando la vi la pateé pensando que sería telgopor pero como era algo duro me acerqué a ver de qué se trataba. Cuando vi la escultura la guardé porque me pareció familiar”, aseguró Juan José Torres a La Voz.

Intrigado por el hallazgo decidió realizar una búsqueda en Internet y allí comenzó a considerar que podía tratarse de parte de la estatua de Ana Frank.

Cuando regresó a trabajar este martes a la mañana, se comunicó con autoridades de museos para contarles del hallazgo.

Entre risas, contó que autoridades de diferentes museos “se estaban peleando por quien se la llevaba”. Finalmente, se la llevó Alfonso Uribe, de la Agencia Cordoba Cultura.