A principios de esta semana, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires oficializó el protocolo para las playas públicas y balnearios que deberán implementarse en la Costa Atlántica en la próxima temporada de verano que comenzará el 1 de diciembre. Si bien, los municipios cumplirán esas normas, existen algunas diferencias entre cada uno para facilitar el ingreso de turistas y evitar la transmisión de Covid-19.

El Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense publicó este martes los lineamientos generales para implementar en los municipios que a partir de la próxima semana empezarán a recibir turismo en medio de la pandemia de coronavirus. No obstante, existen variantes entre los municipios.

Durante la primera quincena de diciembre no será obligatorio tramitar con cinco días de anticipación el permiso correspondiente para que los turistas puedan ingresar a Mar del Plata. Sin embargo, desde el 1° de diciembre, aquellas personas que viajen a otros municipios deberán llenar un formulario online y que recién a partir de la segunda quincena será obligatorio completarlo cinco días antes de viajar.

Cabe recordar que el certificado para vacacionar se tramita a través de la página web www.argentina.gob.ar o bien la aplicación Cuidar.

Necochea:

La ciudad cuenta con 64 kilómetros de línea costera lo que la convierte en una alternativa viable para lograr el adecuado distanciamiento social que se exige.

En las carpas se admitirán hasta 6 personas, en los espacios comunes habrá que circular con barbijo, los vestuarios no estarán habilitados, habrá duchas externas, se priorizarán espacios exteriores de bares y restaurantes y se requerirá completar declaraciones juradas para poder hacer seguimientos en caso de necesitarlo.

Además desde el Municipio pusieron a disposición 13 guías de trabajo de cara a la temporada 2020/2021 dispuesto por la Provincia de Buenos Aires.

Dichos protocolos se pondrán en funcionamiento a partir del 1 de Diciembre, donde se hace hincapié en las medidas necesarias para el desarrollo de una temporada segura. El mismo puede descargarse aquí

General Alvarado:

El intendente municipal, Sebastián Ianantuony en compañía de la secretaria General y de Gobierno, María Eugenia Bove, el secretario de Turismo, Cultura y Deportes, Tomás Crowder y la directora de Promoción Turística Rosana Marianelli, presentó el Plan Verano 2021 con los protocolos y demás medidas sanitarias que regirán en Miramar y Mar del Sud esta temporada en el marco de la pandemia.

El turista tendrá acceso a toda la información necesaria sobre protocolos, restricción y modificación de normas vigentes, a través de un manual que podrá ser obtenido desde la página web o la app Miramar”, dijo el jefe comunal.

Además, se mantendrá alerta al público sobre cómo manejarse en contexto pandemia, desde el ingreso obligatorio mediante la aplicación “Cuidar Verano”.

En la Costanera, a metros de la “M” de Miramar, estará ubicado un centro hisopado de la Provincia con 10 agentes de prevención y técnicos especializados. A eso se sumarán postas sanitarias en ese mismo lugar, el muelle de pescadores, el Arco de San Martín, puesto de Prefectura Naval y Mar del Sud, donde la gente podrá dirigirse periódicamente a hacerse controles de temperatura, olfato y oxígeno en sangre.

Habrá seguimiento y en caso de detectarse casos de coronavirus se recomendará el regreso a sus hogares.

Para acceder a los protocolos y demás medidas sanitarias ingresá a través de este link

General Pueyrredón:

Al tratarse de uno de los destinos que más turistas convoca, Mar del Plata contará con un control integral en las rutas, playas y paseos peatonales; además de bares, teatros y casinos. Aunque los requisitos que se piden tienen como base los dispuestos por la provincia de Buenos Aires.

El titular del Ente Municipal de Turismo, Federico Scremin, en dialogo con Via Mar del Plata, afirmó: “Para vacacionar en Mar del Plata es necesario tramitar un permiso en argentina.gob.ar/verano. El permiso va a estar disponible en breve. No va a ser necesario hisopado ni cuarentena. En el formulario hay que completar información sobre el grupo familiar, forma de viaje, cantidad de días y lugar de hospedaje”.

Asimismo, explicó que “desde el 1ero de noviembre sólo es posible que vengan a la ciudad los propietarios no residentes a través de la tramitación de un permiso en el sitio web del Municipio de General Pueyrredón. A partir de 1ero de diciembre se habilita el turismo para que lleguen a la ciudad turistas de todo el país”.

“Si se detecta un caso positivo. la persona y su grupo familiar deben volver a su ciudad de origen si cuentan con los medios. En caso de no contar con los medios podrán haber centros de aislamiento extra-hospitalario”, explicó.

Y agregó: “se prohíben los boliches en lugares cerrados. Se limitan la mayoría de los espacios comunes cerrados en hoteles. No están permitido los deportes grupales en que hay contacto físico entre participantes”.

En cuanto a las tareas diurnas, que contemplan el control en espacios públicos, playas, las calles, la costa y las zonas comerciales, entre otras, Inspección General, el SAME, la Secretaria de Seguridad, la Subsecretaría de Transporte y Tránsito y la Dirección de Defensa Civil conformaron un operativo de control que “se coordinará con una base norte y otra en el sur”, con “refuerzos de personal de otras áreas”, según detalló el Secretario General de la comuna, Santiago Bonifatti.

Mar Chiquita:

El municipio que limita con Mar del Plata levantó esta semana el retén policial que había puesto en funcionamiento en ruta 11 desde el inicio de la temporada, al igual que en ruta 2 y desde este 1 de diciembre los turistas y residentes pueden utilizar el transporte de la línea 221 con libertad, aunque con los protocolos que se exigen desde provincia y nación.

Para poder ingresar a Mar Chiquita, se va a pedir la inscripción en el Registro Nacional y la aplicación Cuidar Verano no va a estar en funcionamiento. Esto le pone menos rigurosidad a los ingresos y egresos.

En las playas no se permitirá el aforo de más del 50 por ciento de las carpas, con vestuarios y duchas sin funcionamiento, al igual que las piletas y los juegos de chicos durante el mes de diciembre.

En lo que se refiere a las playas públicas, el municipio cuenta con una extensión de 58 kilómetros de línea de playa y solo en Santa Clara del Mar hay balnearios, hasta el momento, lo que representa un gran porcentaje de espacio libre y así se podría facilitar el distanciamiento social.

Villa Gesell:

La localidad costera tendrá habilitado sus cuatro accesos (Gesell Norte, Gesell Sur, Mar de las Pampas y Mar Azul), los que tendrán un punto de control de la app Cuidar y se constatará que las personas que ingresan cumplan con los requisitos dispuestos por las autoridades provinciales.

Para ir a la playa, el barbijo es obligatorio en el ingreso y permanencia (no es obligatorio en la carpa o sombrilla); se requiere distanciamiento dentro y fuera del agua y entre los elementos personales de cada grupo; distanciamiento de 4 metros en las sombrillas y calzado obligatorio en accesos y desplazamientos.

Pinamar:

La situación en Pinamar es similar a la de Villa Gesell, con énfasis en los controles de acceso a la ciudad y protocolos que serán rigurosos, no solo en las playas sino en la nocturnidad, ya que se trata de uno de los puntos turísticos de mayor actividad de eventos, los cuales se basarán en que se realicen al aire libre.

Cabe destacar en este punto que los eventos masivos no están habilitados. Los boliches no van a estar habilitados, aunque sí los bares con las mesas a dos metros de distancia.

Protocolo en las Playas Públicas de toda la provincia:

En primer término, en cuanto a los espacios de las playas que no se encuentran concesionados, es decir, los sectores públicos, cada municipio tendrá que implementar medidas que contemplen como mínimo siete puntos básicos.

Los lineamientos son los siguientes: garantizar el cumplimiento del distanciamiento social en las playas, controles preventivos en los ingresos para permitir cantidades adecuadas para el cumplimiento de la distancia, el cumplimiento de protocolos en las actividades comerciales de las playas, cumplimiento de los protocolos en las actividades náuticas, la adecuada comunicación de las medidas dispuestas, trabajo articulado con guardavidas, y establecer las áreas municipales que controlarán.

Asimismo, en lo que respecta a los baños de las playas públicas, además de garantizar el cumplimiento del distanciamiento y uso del tapa boca y nariz, los municipios deberán “asegurar la desinfección periódica de los sanitarios” y que los mismos dispongan de los elementos adecuados de higiene y alcohol en gel.

SECTOR PRIVADO-BALNEARIOS:

Se trata de los lineamientos básicos del Ministerio aplicables a los balnearios, independientemente que sean de gestión pública o privada, y que presten servicios como carpas y sombrillas, náuticos, gastronómicos y otros establecidos en los pliegos de concesión o las habilitaciones municipales vigentes. Cada municipio deberá elaborar el suyo y contemplar como mínimo lo dispuesto por el “Protocolo Covid-19 para balnearios de la Costa Atlántica Bonaerense”.

En primer término, los municipios deben solicitar un “compromiso sanitario” a los balnearios, es decir, que informen y documenten su política sanitaria, adecuada a los protocolos vigentes, en cumplimiento con la legislación, las medidas de distanciamiento vigentes y la correspondiente sanitización de los espacios y elementos.

Uno de los puntos básicos radica en que los balnearios deben señalizar y comunicar adecuadamente las reglas de comportamiento y pautas de higiene básicas recomendadas por las autoridades sanitarias, y puntualmente haciendo hincapié en cumplir la distancia de dos metros, garantizar la permanencia de una persona o grupo familiar cada 2,25 metros cuadrados, establecer un límite de personas por carpa, la prohibición de compartir el espacio con otro grupo familiar y la debida administración de las unidades de sombra y mesas para garantizar el distanciamiento.

Además, se establece que los propietarios, el personal y los proveedores del balneario sean capacitados para minimizar el riesgo de contagio.

En cuanto a la infraestructura, deben cumplir con la densidad de población establecida en la legislación vigente en el municipio, utilizar cintas que demarquen los espacios cerrados y al aire libre. A su vez, los espacios de uso común -en caso de estar habilitados a nivel municipal- deben contar obligatoriamente con ventilación natural, no aire acondicionados ni ventiladores.

Además, en sus espacios deben proveer elementos de higiene, y en las carpas y áreas recreativas poner a disposición solución alcohólica al 70% para todas las personas. De forma preventiva, también, contar con un espacio de aislamiento en caso de personas con síntomas y cumplir con los protocolos de actuación municipales.

En vestuarios, los balnearios deberán ejercer controles de ingreso a los mismos para no superar la capacidad y garantizar el uso de tapabocas.

En lo que respecta a las piletas, solo permitirán el uso de aquellas ubicadas al aire libre, con un sistema de turnos y una capacidad no mayor al 30%, y controles en los accesos. Lo mismo sucede con los servicios de spa, donde además de poner límites no se debe incluir servicio de sauna.

Tanto los gimnasios, como los juegos infantiles no estarán permitidos bajo ningún concepto, al igual que las actividades deportivas grupales sin distanciamiento posible. Los restaurantes, en cambio, dependerán de la fase en que se encuentre el municipio.

Otro punto a destacar tiene que ver con tener un registro del ingreso y egreso de usuarios a la hora utilizar los servicios del balneario: el usuario deberá presentar una declaración jurada donde conste que no se encuentra dentro de la definición de caso sospechoso, e implementar un sistema de reservas.