En la sesión de este jueves serán convalidados 60 decretos firmados por el presidente del cuerpo, Ariel Martínez Bordaisco, y se discuten rendiciones de cuenta del último año del exintendente Carlos Arroyo.


Después de 70 días, concejales marplatenses asisten este jueves al Palacio Municipal para retomar las sesiones del cuerpo deliberativo. En la sesión de este jueves serán convalidados 60 decretos firmados por el presidente del cuerpo, Ariel Martínez Bordaisco, y se discutirán rendiciones de cuenta del último año del exintendente Carlos Arroyo.

Los concejales acordaron un protocolo de trabajo para garantizar las sesiones y reuniones de comisiones, de este acuerdo se desprende una reducción considerable del personal político y administrativo, por ejemplo se impidió el ingreso de periodistas y todo será transmitido a través del canal oficial de Youtube del Honorable Concejo Deliberante (HCD) de General Pueyrredon y el Canal de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Según informó el diario La Capital, la decisión de funcionar en forma presencial “fue tomada tras arduas discusiones sobre la conveniencia de llevar adelante o no sesiones virtuales, como las que realizó el Congreso de la Nación. Y si bien se llegó a un acuerdo para buscar alternativas tecnológicas por si la situación sanitaria empeora, por el momento la actividad se centrará en el recinto”.

El protocolo de trabajo reglamentó que los concejales deberán usar tapaboca y solo podrán sacárselo al hacer uso de la palabra. Además, deberán llevar su propio alcohol en gel o líquido al 70%, mientras que las autoridades del Concejo también se ubicarán respetando las distancias correspondientes. Para evitar la manipulación de expedientes, los órdenes del día junto con los despachos de comisión deberán ser enviados al mail oficial de cada edil. Los expedientes tendrán información prioritaria, que estará digitalizada en el sistema interno del cuerpo.

En el plano legislativo, serán dos sesiones: una especial, para tratar las rendiciones de cuenta del último año de gestión de Carlos Arroyo –se espera un resonante rechazo para la de la administración central– y otra ordinaria, en la que el Concejo aprobará los proyectos acumulados durante la cuarentena.




Comentarios