En la ciudad fueguina de Río Grande, se produjo el deceso de Silvina Elisa Martínez, a causa de estar afectada por coronavirus. Lo particular de esta señora es que, fue la única mujer que se casó "a distancia" durante la Guerra de Malvinas, con René Marcelino Aguilar, quien estaba en pleno combate. El hecho se produjo en las localidades de Bahía Blanca (Silvina) y Puerto Argentino (René).

Silvina Martinez y René Marcelino Aguilar.

Si bien en ese momento, René Aguilar, cumplía roles y funciones en las baterías de defensa del Aeródromo de Puerto Argentino y mientras él estaba ahí, Silvina estaba en Bahía Blanca, embarazada, en espera de su beba que estaba por nacer. Ante este contexto, Aguilar solicitó autorización para contraer matrimonio con la mujer que era su novia y en primera medida, su segundo comandante le comunicó que era imposible.

No obstante, lo que parecía imposible o muy difícil para el segundo comandante del Batallón de Artillería Antiaérea de la Infantería de Marina Argentina, se llevó a cabo tras la gestión de la situación ante sus superiores y posterior autorización del Gobernador Mario Benjamín Menéndez.

René Aguilar prestaba servicios en piezas de artillería antiaérea. En el aeródromo también había artillería de Fuerza Aérea y Ejército.

Así fue que, aun en pleno fragor del combate, René fue apartado un momento de las posiciones de defensa y fue llevado a la localidad de Puerto Argentino. Allí lo esperaban las autoridades y ante la ley, su segundo comandante ofició de testigo de la unión matrimonial representando a Silvina Martínez y en Bahía Blanca, la esposa del segundo comandante, ofició de representante de René ante las autoridades en la localidad bonaerense. Ese fue el único casamiento autorizado durante la guerra y el primero durante los 149 años de usurpación británica.

"Fue todo rápido, a la misma hora. Recuerdo que se hizo de noche y tuve que volver a mi posición. Me regalaron un almanaque con una mujer desnuda para mi luna de miel y un cartón de cigarrillos para compartir con mis compañeros. Esa noche recibimos fuego de artillería hasta la madrugada", expresó el Veterano de Guerra a medios locales de Río Grande.

Silvina Martinez y René Aguilera él, vestido de uniforme de Infantería con boina y pañuelo de Operaciones de Paz para la ONU.

Desde un principio, la intensión de Aguilar, no era volver a continente por su situación de matrimonio y futuro padre, ya que él vio que su lugar estaba ahí y si debía morir, ese era el lugar indicado como soldado de la Patria. Es así que, continuó con la defensa de la pista aérea y hasta el 20 de junio, cuando se replegaron, la pista seguía operativa.

La mala suerte o las circunstancias de la vida, hicieron que su acta de matrimonio se extravíe, razón por la cual, no le validaban la unión de aquel 9 de junio de 1982. "Quise casarme de nuevo y no me dejaron. Un general me dijo que yo no tomaba dimensión de lo que había pasado, que era un hecho histórico, un acto de soberanía. Tardé 8 años en obtener el acta definitiva que acredita mi matrimonio, donde figuro como casado en Puerto Argentino", relató.

Luego de 2 meses y 12 días, los soldados argentinos recibieron el alto al fuego y fueron llevados a continente, luego de pasar un período como prisioneros de guerra.

Al pasar los años, la pareja se radicó en la localidad de Río Grande, al norte de la provincia de Tierra del Fuego. Allí compartieron sus días hasta que, Silvina fue alcanzada por el virus COVID 19. Tras una intensa lucha, el miércoles 28 de octubre, se produjo el deceso.

De igual manera, René conserva los recuerdos junto a su amada esposa y contó un detalle cómico del día de su casamiento, del cual fueron protagonistas él y su segundo comandante. Luego de contraer matrimonio y de firmar las actas, en el lugar de la ceremonia administrativa se escuchó "El novio puede besar a la novia", y todos nos reímos mucho", dijo.