Uno de los rubros más perjudicados durante la pandemia es el de los artistas de Mendoza, entre ellos los bailarines. Como es el caso de Andrea Vargas, una bailarina de Maipú que se quedó sin trabajo durante ocho meses debido a la pandemia. Para no quedarse de brazos cruzados, se reinventó y ahora vende coreografías virtuales.

//Mira también “Saltó la ficha” un programa radial creado por jóvenes mendocinos en Maipú

“El año pasado ayudaron muy poco de parte la provincia. Personalmente, solo me entregaron un bolsón de mercadería en ocho meses que estuve sin trabajar”, señaló la bailarina a Vía Mendoza.

Andrea se dedica a la danza desde hace once años y el año pasado concluyó sus estudios en el instituto Fundación por el Arte, donde obtuvo su título de Técnica superior de danza. Con la llegada de la pandemia se quedó sin trabajo y luego del confinamiento obligatorio perdió a más de la mitad de sus alumnos. “Me afecto mucho este cambio de lo presencial a lo virtual, ya que vivo en una zona rural de Rodeo del Medio y las clases virtuales no funcionan”, aclaró la joven.

Me gasté todos los ahorros que tenía y tiré todos los planes referidos a la danza a la basura el año pasado. Fue muy difícil encontrarle el lado bueno de la situación”, añadió. La bailarina tuvo que buscar un trabajo que no estaba relacionado con la danza ni con sus estudios para poder mantenerse económicamente.

Andrea Vargas bailarina maipucina.Publicación oficial

Reinventar la danza

Ante las necesidades económicas de la joven y la falta de consumo de clases virtuales en su zona decidió comenzar a vender coreografías. “Las coreos están disponibles para todo público en mi perfil de Instagram, pero para obtener el paso a paso de la misma, deberán hablarme a mi perfil personal para más información”, enunció.

Por otro lado, la bailarina también tomó esta decisión para encontrar una motivación entre todas las angustias que ha tenido que sobrellevar. “Le pido a las personas que compren mis coreos que me etiqueten en mis redes sociales cuando las concluyan, y así lograr una cadena virtual”, manifestó.

La secretaría de cultura de la Municipalidad de Maipú le brindó un espacio para poder trabajar. “Por suerte ellos siempre me apoyan por ser trabajadora y bailarina del departamento, estoy agradecida por su predisposición”, aclaró.

//Mira también Maipú fomenta la creación de “Botellas del amor” para contribuir con el ambiente

“Pedimos que nuestra tarea se considere esencial, ya que desde mi punto de vista si te da de comer es esencial”, sostuvo la bailarina.

Por último, dejó un mensaje motivador: " Le propongo a todas las personas que se esfuercen y trabajen para hacer lo que les gusta, sigan sus sueños porque cumplirlos es muy gratificante en todo sentido”.