El rector Fabián Calderón confirmó la creación un Comité de Crisis para definir prioridades. Tendremos grandes dificultades para poder funcionar, auguró el vicerrector José Gaspanello. 


En la 9° del Consejo Superior se declaró el estado de alerta de la Universidad Nacional de La Rioja.

El vicerrector José Gaspanello brindó detalles sobre las proyecciones presupuestarias de la Universidad para el 2019. Indicó que, en instancias de la “Mesa de diálogo” con legisladores nacionales y provinciales riojanos, se discutió el proyecto de Ley de Presupuesto Nacional para el año venidero, el cual ya cuenta con media sanción en el Congreso. “Tenemos un sabor amargo de todo el trabajo que venimos haciendo estos meses. Es un presupuesto insuficiente”, dijo.

Seguidamente, agregó: “tendremos grandes dificultades para poder funcionar. No ha alcanzado este diálogo (con legisladores) para poder revertir y poder plasmar el presupuesto deseado por la universidad. Creo que es muy difícil que esto se modifique en Senadores, pero hay un fuerte compromiso con el nuevo secretario de Políticas Universitarias (Pablo Domenichini)”. Luego, en materia de gastos de funcionamiento” precisó: “en valores históricos, hemos retrocedido un 34.7 %”; y agregó: “con una inflación del 42 %, tenemos una disminución de alrededor del 54 %”.

Por su parte, el rector Fabián Calderón, consideró: “en esta primera instancia (de la ‘Mesa de diálogo’), en este tratamiento (del proyecto de Presupuesto 2019) hemos sido perjudicados. No respondieron a lo que nosotros hemos planteado”.

“El resultado de lo trabajado en todos estos meses nos deja un sabor amargo porque (lo estipulado en el proyecto correspondiente) no es suficiente para nosotros como universidad, vamos a tener muchas dificultades; específicamente, con los gastos de funcionamiento”.

En ese sentido, y a fin de que se revierta la situación presupuestaria, el máximo órgano colegiado de la Casa de Altos Estudios, declaró -por unanimidad- el ‘Estado de Alerta’.

 






Comentarios