Los estudiantes secundarios, que en su mayoría continúan desaparecidos, reclamaban por el boleto estudiantil.


A 44 años de la Noche de Los Lápices, el sobreviviente Pablo Díaz recordó que sus compañeros “soñaban con cambiar y transformar la realidad” y reclamó “juicio y castigo a los culpables”.

La Noche de los Lápices ocurrió durante la madrugada del 16 de septiembre de 1976 en La Plata y fue una de las acciones más conocidas de los actos de represión cometidos por la última dictadura cívico-militar argentina.

Esa noche se inició un operativo conjunto de efectivos policiales y del Batallón 601del Ejército, que irrumpieron en el Colegio Normal 3 de La Plata para capturar a un grupo de jóvenes que tenían entre 16 y 18 años, en su mayoría integrantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), y reclamaban por el boleto estudiantil secundario.

Claudio De Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro permanecen desaparecidos desde esa fecha. Pablo Díaz (quien formaba parte de la Juventud Guevarista), Emilce Moler y Patricia Miranda también fueron secuestrados y torturados pero recuperaron la libertad.

“Hoy es todo un desorden para mí en la cabeza porque pienso en ellos; tengo la necesidad de consolidarlos en sus sueños y sus ganas, los reconozco en muchos chicos que van a un merendero, a un testeo de la pandemia y los veo en la calle”, dijo Díaz en declaraciones a radio Provincia.

La llamada “Noche de los Lápices” ocurrió durante la madrugada del 16 de septiembre de 1976

“La mayoría éramos de clase media que descubrimos la pobreza cuando terminamos dando clases de apoyo en los barrios populares y nos nació la sensibilidad social. Siempre supimos que las oportunidades están donde se nace pero el que no nace dentro de las oportunidades, el que nace en un barrio popular o una villa miseria enfrenta situaciones conflictivas sociales que tratábamos de cambiar”, recordó.

Finalmente, expresó: “Me cuesta que haya una banalización de la dictadura, después de los horrores, violaciones, torturas, asesinatos, persecución me cuesta esa banalización porque creo que está construido en una base social muy fuerte el Nunca Más”.

Fuente: Télam – Imagen de portada: Gentileza Télam




Comentarios