El gobierno bonaerense habilitó un nuevo aumento de las tarifas eléctricas para los usuarios de las distribuidoras EDELAP, EDEA, EDEN, EDES y las 200 cooperativas que operan en el interior de la provincia de Buenos Aires.


La ONG Asociación de Consumidores Responsables le reclamó este lunes, a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que revea el aumento del 25 por ciento en la tarifa de luz que regirá a partir del próximo 1º de enero.

La Resolución 1713/19 que autoriza un aumento del 25% en las tarifas eléctricas para los usuarios de EDELAP, EDEA, EDEN y EDES es un verdadero despropósito y solicitamos a la gobernadora que recapacite dejando de lado este incremento que resulta un verdadero mazazo para los castigados bolsillos de los habitantes de la provincia”, expresó la entidad en un comunicado.

El titular de la Asociación de Consumidores, Henry Stegmayer, sostuvo que “es necesario que Vidal recapacite y deje de lado el aumento de la luz que acaba de autorizar”.

Este rechazo al aumento tarifario firmado por Vidal a fines de octubre último se suma al del Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, quien días atrás recurrió al Organismo de Control de Energía Eléctrica bonaerense y a la Dirección Provincial de Energía para frenar el aumento del 25% en las tarifas de electricidad al considerar que ahora “el gobierno no tiene legitimidad para tomar este tipo de medidas que habilitó la gobernadora María Eugenia Vidal a partir del 1° de enero de 2020”.

El gobierno bonaerense habilitó un nuevo aumento de las tarifas eléctricas para los usuarios de las distribuidoras EDELAP, EDEA, EDEN, EDES (web).

“El gobierno nunca comprendió que estas decisiones dejaron a la Provincia al borde del colapso. Ahora, con los resultados electorales sobre la mesa, el nuevo tarifazo representa una decisión política irresponsable: una administración que se va en diciembre tiene que convocar a todos los sectores para tomar decisiones que impactarán en la próxima gestión”, sostuvo Lorenzino.

El Defensor del Pueblo explicó que para los bonaerenses “fue muy complejo hacer frente a las políticas tarifarias implementadas desde 2015”.

“Los aumentos fueron del 4.000% y ahora se quieren despedir con otra suba de fuerte impacto. La gente cobra en pesos y paga servicios públicos dolarizados en un contexto de inflación galopante y está claro que los trabajadores no pueden hacer más esfuerzos”, graficó.




Comentarios