Días atrás, la Fiscalía de Instrucción del Distrito Uno Turno 5, a cargo de Gustavo Dalma, ordenó la detención de las bioquímicas Silvia Paola Villalón y Paola Andrea Lucero en el marco de una investigación por el supuesto otorgamiento de constancias y certificados falsos de testeos de Covid-19.

La investigación comenzó con una denuncia formulada por Pablo Rubén Gortinz. En donde, el profesional advertía que una bioquímica había entregado un certificado de testeo de Covid-19 “negativo” falso y tras una investigación, de la Unidad Judicial se logró identificar que cobraba por ello.

//Mirá también: Cobraban por certificados truchos de Covid-19: dos bioquímicas detenidas y tres imputados

Hoy, una de las acusadas negó los hechos a través de su abogada Norma Ferreyra. “Mi clienta niega esta situación. Veremos qué es lo que se le está imputando”, dijo a Cadena 3.

El Laboratorio Gortniz de Villa María hizo la presentación judicial, denunciando que distintas víctimas estas profesionales emitían resultados de hisopados de coronavirus en nombre de la institución.

Pablo Longo, el abogado del laboratorio, precisó al mismo medio: “Aún no se sabe el alcance, no sabemos la cantidad de víctimas que fueron afectadas, podría ser de 2 a 100 personas”. Y agregó que la situación “no sólo afecta al buen nombre del laboratorio sino que pone en peligro la salud de las personas”.

Luego de una investigación realizada en la mencionada Unidad Judicial bajo directivas de la fiscalía, se logró identificar a distintas víctimas que abonaron una suma de dinero que oscilaba entre los 6.000 a los 11.000 pesos para practicarse esos testeos.