El funcionario fue detenido por efectivos de la policía provincial y está alojado en la Unidad Regional 2 de San Pedro de Jujuy


El Ministerio Público de la Acusación de Jujuy confirmó que se ordenó la detención de un ayudante fiscal que desempeñaba funciones en la sede judicial de la ciudad de San Pedro, acusado de haber cometido delito de cohecho pasivo.

La acusación recayó contra el abogado Adolfo Froilán Flores tras detectarse las presuntas irregularidades cuando se activó un plan de auditorías permanentes y aleatorias implementadas desde la Fiscalía General con el objeto “detectar delitos o irregularidades en la función propia de la competencia de funcionarios y fiscales de la provincia”, explicaron esta tarde fuentes del Ministerio Público de la Acusación.

Los voceros hicieron notar que en ese marco se inició actuaciones de oficio, por cuanto no hubo denuncia previa contra el funcionario público, quien habría incurrido en el supuesto delito de cohecho pasivo, esto es el “recibo de dinero para hacer algo propio de sus funciones”.

Asimismo, detallaron que en caso de comprobarse el delito, para el mismo la legislación prevé una pena de “uno a seis años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que por sí o por persona interpuesta, recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones”.

Flores, quien habría recibido coimas, permanecía detenido en la sede del cuartel de Bomberos de la Unidad Regional 2 de la ciudad de San Pedro, ubicada a 63 kilómetros de esta capital.

Voceros de prensa del organismo fiscal revelaron que un hecho similar ocurrió hace un mes, de lo que resultó que otro ayudante fiscal, Patricio Sarzuri, fuera imputado por obstáculo funcional, ocultamiento de pruebas e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

De acuerdo a lo informado, Sarzuri renunció al Ministerio Público de la Acusación.






Comentarios