Según el reporte diario del Servicio Nacional del Manejo del Fuego (SNMF) acerca de la evolución de los incendios forestales en el país, en Jujuy persisten las llamas en La Unión Seca, en el Parque Nacional Calilegua, Ledesma, Bananal y laguna La Brea.

En ese marco, el Ministerio de Ambiente de la provincia informó que los brigadistas que combaten los incendios forestales en las yungas jujeñas utilizaron la totalidad de los medios aéreos aportados por la Nación, incluido un helibalde que realizó 60 lanzamientos de agua en zonas específicas identificadas por personal en tierra.

De acuerdo al último reporte oficial, las llamas afectaron hasta el momento una superficie total de 19.745 hectáreas, de las que 13.347 corresponden a la Provincia mientras que 6.398 pertenecen al Parque Nacional Calilegua, en el departamento Ledesma.

El fuego consume por dentro el enorme tronco de un añejo árbol de grandes dimensiones, en las yungas jujeñas.

"Están afectadas más de setenta personas en tareas operativas, técnicas, logísticas y continúan las tareas para instalar líneas cortafuego y establecer un perímetro que impida el avance de las llamas", dijeron fuentes oficiales sobre el incendio "Arroyo Yuto-Unión Seca" que se registra desde hace un mes.

En tanto, los focos que se habían desatado en El Bananal y en el cerro "El Hermoso", fueron contenidos días atrás, llegando a afectar una superficie de 130 hectáreas el primero y 460 hectáreas el segundo, en Ledesma.

Las labores desplegadas por tierra cuentan con el apoyo de aviones hidrantes y un helicóptero Bell 407 con seis plazas y el helibalde enviado por el SNMF.

Este último garantiza el transporte de 1.200 litros de agua que se descarga en lugares específicos para humedecer un perímetro y permitir así el avance de las distintas cuadrillas.

Por su parte, los dos aviones hidrantes realizaron lanzamientos de agua sobre sectores asignados previamente.

El suelo totalmente seco refleja el impacto de la sequía en la zona donde los brigadistas luchan contra el fuego, en Jujuy.

La semana pasada en las yungas cayeron lluvias aisladas que si bien trajeron alivio entre los brigadistas, no alcanzaron a extinguir las llamas.

Un sobrevuelo permitió identificar los sectores más críticos y así poder anticipar el avance del incendio.

"Se logró visualizar el comportamiento extremo del incendio al observar zonas totalmente calcinadas, donde no dejó material vegetal en pie", afirmaron las fuentes de la cartera de Ambiente.

El helicóptero Bell 407 matrícula LV-CIB del Servicio Nacional Manejo del Fuego (SNMF), operativo en Jujuy.

En otros sectores los equipos realizaron tareas de enfriamiento y sofocación de "puntos calientes", como la construcción de líneas cortafuegos, corte de árboles y troncos con muchas brasas.

De las tareas participa personal de la Dirección de Incendios Forestales de Jujuy, del Ministerio de Seguridad, de la Administración de Parques Nacionales, del SNMF y las delegaciones de bomberos voluntarios de diferentes localidades, además de las empresas Ledesma y Jujuy Hidrocarburos.

Colaboran móviles de distintas reparticiones gubernamentales y el acompañamiento del Ejército Argentino y del SAME para atenciones médicas que requiera el personal.