Unas 150 personas pretenden cruzar de manera ilegal cada día.


El ministro de Seguridad de Jujuy, Ekel Meyer, reveló que en distintos puntos de la línea limítrofe con Bolivia, en el extremo norte de la provincia, fueron detectados unos diez pasos ilegales por los cuales varias decenas de personas intentan cruzar a un lado y otro de la frontera.

Como se sabe, la frontera con el vecino país quedó cerrada cuando el Gobierno Nacional ordenó drásticas medidas tendientes a suspender el tránsito de personas, como una manera de evitar la propagación del Covid-19.

Creado hace menos de dos meses en el marco del plan operativo “Fronteras Seguras”, el Grupo Operativo de Frontera (GOF) de la Policía provincial está integrado por personal del Cuerpo Especial de Operaciones Policiales (CEOP) y efectivos instruidos para actuar en zonas de campaña, con equipo pesado y armamento acorde a los riesgos derivados de los potenciales movimientos en área de frontera.

Una patrulla del Grupo de Operaciones de Frontera, unidad integrada por unos 50 efectivos del Cuerpo Especial de Operaciones Policiales (Ceop) de la Policía de Jujuy.

“En un trabajo articulado con el Ejército, Gendarmería y la Policía Federal, se ha detectado en los últimos 55 días más de diez pasos ilegales” en la zona limítrofe entre el departamento Yavi y territorio boliviano, señaló el ministro Meyer.

El funcionario intervino en el informe del Comité de Operativo Emergencia (COE) encabezado por el gobernador Gerardo Morales. “Aproximadamente unas 150 personas pretenden pasar por día de manera ilegal” por esos lugares, apuntó Meyer, mencionando  incluso que los policías llegaron a desbaratar grupos de hasta 30 personas.

“El cuarenta por ciento de las personas son captadas y devueltas hacia la frontera, y los otros -subrayó- directamente no pasan, por la disuasión que produce el cuerpo especial” policial que recorre toda la línea de frontera, especialmente durante la noche.

El gobernador Gerardo Morales encabezó la presentación del informe N° 196 del COE provincial, de la que participó el ministro Meyer (der.) para informar resultados del operativo “Fronteras Seguras”.

En el mismo plano, el Ministro informó que en este momento “hay aproximadamente setenta vehículos demorados en forma permanente por comercio ilegal entre Villazón y La Quiaca y viceversa”.

Finalmente, Meyer indicó que las acciones de contrabando incluyen, de Argentina hacia Bolivia, el intento de contrabando de mercadería y alimentos, mientras que de Bolivia los productos que se intenta ingresar a nuestro país son hojas de coca, ropa para venta e insumos para comidas autóctonas.

Precisamente en los primeros días de junio pasado, presuntamente policías jujeños que habrían cruzado a Villazón, la primera ciudad boliviana tras la línea fronteriza, para adquirir paquetes de coca contrajeron el coronavirus -para entonces muy propagado entre su población- y de regreso a suelo jujeño desataron una ola de contagios que noventa días después mantiene saturados los hospitales y sanatorios de toda la provincia.

A partir de una denuncia penal presentada por el Gobierno local, la Justicia jujeña investiga esa situación.




Comentarios