Convocado por el presidente Fernández, el Gobernador expuso la situación de Jujuy.


El gobernador Gerardo Morales señaló que “luego de tres meses sin casos” de coronavirus, la provincia “está en ‘el ojo de la tormenta’, en el momento más complicado del brote”, al precisar que el último mes hubo 640 contagios en el distrito.

Morales participó a través de una videoconferencia en los anuncios encabezados desde la Residencia de Olivos por el presidente Alberto Fernández sobre la próxima etapa del aislamiento social por la pandemia de coronavirus.

“En treinta días llegamos a 640 casos y hay que tener mucho cuidado, la situación es muy precaria porque no hay que confiarse del virus ya que, en cualquier momento, entra y te genera un descalabro”, sostuvo.

Jujuy “está en el ojo de la tormenta´'” por el brote de contagios del último mes, dijo Morales.

El mandatario destacó, en ese sentido, los testeos que se realiza en Jujuy con más de 450 test PCR por día y señaló que hay “problemas con la cantidad de terapistas”, por lo que agradeció al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que ofreció enviar cuatro profesionales especializados en esas prácticas.

Morales apuntó que en Jujuy el número de casos positivos creció por el ingreso del virus a través de la frontera de La Quiaca-Villazón (Bolivia) por el comercio de hojas de coca.

“Planteé el tema de la coca: pedí a la Justicia y al Congreso que se permita su importación porque hay un arraigo en las comunidades”, dijo el Gobernador, y explicó que “dos personas cruzaron a comprar a Villazón y entendemos que allí estaría el origen, porque había un brote” en la ciudad boliviana.

Vía videoconferencia, el gobernador Morales acompañó los anuncios del presidente Fernández.

El mandatario jujeño aseguró que “otro factor fue el de los feriantes que viajan a Aguas Blancas (Salta) para comprar” mercaderías, y que “el otro origen es un caso positivo en coronavirus que viajó al mercado de Quilmes y allí se habría contagiado, lo que dejó una secuela muy fuerte en el distrito de Ledesma”.

“El noventa por ciento de los casos son por contagio en conglomerados y el diez por ciento por circulación comunitaria”, mencionó Morales, tras pedir a los jujeños evitar las reuniones sociales, para lo cual dictó un decreto prohibiendo encuentros por el Día del Amigo.

Caso contrario, “pagaremos las consecuencias diez días después”, evaluó el Gobernador, que también manifestó estar “convencido de que se podrá controlar el brote, para lo cual se mantiene la fase 1 en algunos lugares con todo el rigor”.

Morales expresó especial preocupación por la situación epidemiológica de los departamentos Ledesma y El Carmen.

Con gráficos de Abra Pampa y Caimancito, el gobernador Morales mostró la eficacia de la responsabilidad social individual.

“Estamos en el peor momento por el invierno, por lo que hay que cuidarse, y lo mejor es seguir trabajando unidos”, resaltó Morales, al tiempo de agradecer el contacto telefónico permanente con el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García.

Fernández, acompañado en Olivos por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense Axel Kicillof, anunció una apertura escalonada de la cuarentena entre este sábado y el próximo 2 de agosto.

“Todo el esfuerzo” realizado con el aislamiento “no fue inútil, todo tuvo sentido y fue muy importante” porque hoy la Argentina es “uno de los países con menos muertes en el mundo”, destacó el Presidente.

De los anuncios participaron también por videoconferencia, los gobernadores Jorge Capitanitch (Chaco) y Arabela Carreras (Río Negro).




Comentarios