El Gobierno Nacional podría habilitar en los próximos días la reapertura de escuelas en algunas provincias y todo indicaría que Jujuy será la pionera porque ya cuenta con un programa formal para coordinar el regreso a las clases presenciales con un esquema para evitar contagios de coronavirus.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, indicó que la decisión la podría anunciar el presidente Alberto Fernández esta semana, al presentar la nueva fase que tendrá el aislamiento social y preventivo que se puso en marcha en marzo pasado contra el Covid-19.

Jujuy podría ser una de las primeras provincias en volver a clases (web).

Trotta aclaró que la última palabra será de los gobernadores y de las autoridades educativas provinciales, hasta que el Gobierno Nacional termine de definir el protocolo sanitario con el que se impulsará definitivamente la reapertura progresiva de las aulas.

El ministro también remarcó que Nación avanza con el estudio de la propuesta que el pasado 26 de mayo presentó el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación (Foto: Guillermo Rodriguez Adami/Clarín).

Otras administraciones provinciales también solicitaron permiso para reabrir escuelas, aunque Jujuy es la única que hasta el momento elevó su pedido con una propuesta sanitaria para evitar contagios.

El plan de Jujuy para reabrir las escuelas

La iniciativa que avaló Morales busca convertir a las escuelas en "centros de apoyo" desde el próximo 15 de junio de manera escalonada según niveles de vulnerabilidad de los estudiantes como parte de diversas modalidades de asistencia, entre ellas que acudan a las aulas una vez a la semana.

El programa implica el adelantamiento del receso escolar de invierno, que se inició el lunes 27 de mayo. "Se para la actividad en todos los niveles y en todas las modalidades", sostuvo el mandatario jujeño, que dispuso esa medida por decreto.

Además explicó que luego del receso la idea es "convertir a las escuelas en centros de apoyo" y que los estudiantes asistan a las aulas como complemento de lo que seguirá siendo la modalidad principal de educarse en casa.

Agregó que el plan abarcará solo a los estudiantes del nivel primario y secundario, y será de cumplimiento "voluntario", para "revisar y ver cómo va el proceso de enseñanza y hacer los reajustes necesarios".

Aseguran que la decisión final será de los gobernadores (web).

Morales precisó que la logística a implementarse se buscará terminar de acordar con los gremios del sector, con el objetivo de "bajar al máximo posible la circulación de docentes y alumnos".

Entre varias medidas que incluirá el plan se contempla que no podrá haber más de 15 estudiantes que asistan en un mismo horario y que en el caso de alumnos que viven alejados de sus escuelas, deberán asistir a la más cercana debiendo en esos casos los docentes establecer las conexiones necesarias para hacer el seguimiento correspondiente.

"Todo esto nos va a permitir ir recuperando la calidad educativa siempre que se mantengan las condiciones sanitarias", concluyó Morales sobre las medidas a tomarse que abarcarán a los más de 190 mil alumnos de unas 1100 escuelas que hay en la provincia.

El plan elaborado, detalló la ministra de Educación provincial, Isolda Calsina, se fija en cuatro fases, a aplicarse desde distintas fechas y con modalidades diferenciadas, respondiendo a la falta de conectividad y la vulnerabilidad socio económico de los distintos sectores.

La primera fase contempla a escuelas en zonas rurales y con albergue, donde la actividad se reiniciará el 15 de junio; en la fase 2, a aplicarse desde el 22 de junio, se encuentran escuelas de zonas rurales dispersas; en la fase 3 se abarcará a zonas urbanas de alta vulnerabilidad desde el 29 de junio; y la fase 4 incluye a las zonas urbanas de vulnerabilidad media y baja a partir del 13 de julio.