Fueron atendidos por el ministro Perassi en la Casa de Gobierno.


Vendedores ambulantes, artesanos y feriantes que se habían movilizado por tercera vez en el mes en reclamo de que se les permita retomar la venta de sus productos en los sitios de la ciudad que frecuentaban antes de la pandemia y que ahora les están vedados, acordaron con autoridades de la Provincia redactar su propia propuesta de protocolo de bioseguridad para el sector, a fin de lograr aquel cometido.

En su bullicioso recorrido por calles de céntricas de San Salvador de Jujuy, los manifestantes requirieron también subsidios y créditos blandos al Gobierno local.

La jornada de protesta que se realizó bajo el lema “Trabajar en la calle no es delito”, reunió a diversas agrupaciones de trabajadores ambulantes, artesanos, feriantes y manteros de la provincia para reclamar el retorno a sus lugares de trabajo adoptando medidas de bioseguridad.

La columna llegó hasta la Casa de Gobierno, donde fue atendido un grupo de delegados.

“Nos movilizamos para visibilizar el malestar que vienen atravesando cientos de familias al no poder salir a desarrollar su actividad de manera habitual”, señaló Juan Ángelo, dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) al indicar que el aislamiento obligatorio “ha castigado a los sectores más vulnerables”.

Al llegar al frente de la Casa de Gobierno solicitaron poder entregar un petitorio para conseguir el otorgamiento de subsidios para los actores de la economía popular, créditos “blandos” y la habilitación de mercados municipales “en manos de los trabajadores”.

En el primer piso del edificio fueron recibidos por autoridades del Ministerio de Gobierno y Justicia.

La reunión fue encabezada por el ministro de Gobierno y Justicia, Agustín Perassi, acompañado por el secretario de Relaciones y Asuntos Municipales, Javier Gronda.

El ministro Agustín Perassi y el secretario de Relaciones y Asuntos Municipales, Javier Gronda, escucharon a las delegadas de los vendedores ambulantes, que expusieron la situación laboral que atraviesa el sector.

Las delegadas se comprometieron presentar ante las autoridades del Comité Operativo de Emergencias – Coronavirus (COE) un nuevo protocolo de bioseguridad que posibilite la actividad de comercialización de diversos productos tipificada como “venta callejera”.

“Es urgente la respuesta que necesitamos tanto de las autoridades provinciales como los concejales de la ciudad para modificar la ordenanza que permita trabajar a nuestras familias”, sostuvo el dirigente Ángelo.

La jornada de protesta que se realizó bajo el lema “Trabajar en la calle no es delito”, reunió a diversas agrupaciones de trabajadores ambulantes, artesanos, feriantes y manteros de la provincia para reclamar el retorno a sus lugares de trabajo adoptando medidas de bioseguridad.

Asimismo señaló que las jornadas de lucha se extenderán “hasta obtener soluciones” para el sector, respetando la distancia social, el uso del tapaboca y la higienización de los activistas jujeños.

De la movilización participaron trabajadores nucleados en Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Ambulantes Feriantes y Afines Agremiados Jujuy (AFAAJ), Asociación de Trabajadores Ambulantes y Vendedores Independientes (ATAVI), artesanos independientes, entre otros.




Comentarios