El acervo cultural jujeño, con sus más de 10.000 años de historia y reconocido nada menos que por la UNESCO con su declaración de Patrimonio Cultural y Paisajístico otorgada a la preciosa Quebrada de Humahuaca, es sumamente vasto en los más diversos planos.

Uno de ellos es la gastronomía, con raíces andinas y un innegable sincretismo con las influencias hispánicas de la época de la colonia y los aportes de las corrientes inmigratorias de la primera mitad del siglo 20.

De la sartén a la fuente, típicos buñuelos jujeños con un excepcional tono dorado.

En ese contexto, una "joyita" de la cocina tradicional provinciana son los "buñuelos jujeños con miel de caña", una receta que pasa de generación en generación y en los últimos años ha tenido un fuerte posicionamiento como especialidad de la zona de la ciudad de El Carmen.

Fácil de llevar a cabo tanto porque los ingredientes están en las alacenas de todos los hogares, como por lo sencillo de la preparación, la receta de "buñuelos jujeños con miel de caña" es la siguiente:

INGREDIENTES

- 25 gr de levadura fresca

- 200 cc de leche

- 250 cc de agua

- Un huevo

- Una cucharadita de sal

- Una cucharadita de azúcar

- 500 gr de harina 0000 ó 000

- Aceite para freír

- Miel de caña de azúcar

PREPARACIÓN

La masa para buñuelos debe tener una consistencia chirle.

1- Verter la leche y el agua en un bowl y disolver la levadura. Añadir el huevo, luego el harina con la sal y el azúcar.

2- Mezclar con una espátula para lograr una masa poco espesa, de escasa consistencia -"chirle", dirían aquí-, que se deberá dejar levar un rato.

3- Mientras tanto, calentar el aceite una sartén y buscar dos cucharas, para utilizar en el siguiente paso.

4- Cuando el aceite está caliente tomar con una de las cucharas una porción de masa y usar la otra para depositarla en la sartén. Las buñueleras de El Carmen utilizan, con destreza, una varilla de madera para hacer un agujero en el centro de la masa, dándole forma de anillo mientras la fríen haciéndola girar.

5- Continuar colocando porciones de masa en la sartén, teniendo en cuenta que se expanden, mientras los buñuelos van tomando forma y un atractivo color amarronado.

El aceite estará en su punto justo cuando una bolita de masa arrojada a la sartén, salga rápidamente a la superficie.

6- Cuando están dorados, extraerlos con una espumadera  escurriendo el aceite y depositarlos sobre papel absorbente dispuesto en una bandeja. Bañar los buñuelos con un chorro de miel de caña.

La bandeja llegará a la mesa junto con un bowl con miel de caña, para agregarle a cada buñuelo, a gusto del comensal.

Tip 1: El aceite en la sartén estará a la temperatura adecuada, cuando al arrojar una bolita de masa, ésta sale rápidamente a la superficie.

Tip 2: La miel de caña de azúcar puede ser reemplazada por miel de abejas, o en su defecto, por jarabe de maíz.