Después que tomaran estado público las escuchas que se le adjudica al juez Pablo Baca, actual presidente del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, y por cuyo contenido legisladores provinciales del Frente de Todos-PJ dijeron que promoverán el juicio político al magistrado, la dirigente Milagro Sala -de quien se habla en esos audios- ratificó sentirse "una perseguida política y una presa política".

En declaraciones radiales, la líder de la organización Tupac Amaru dijo que escuchó los audios "reiteradas veces" y aseguró que lo que se hizo con ella y otros dirigentes fue "un laboratorio".

"A nosotros nos hicieron una cama. Le hicieron creer a todo el mundo que eramos culpables y que nos robamos todo", pero en cambio "demostramos en todos lados que no robamos", subrayó Sala en diálogo con El Destape Radio, programa que se emite en la Capital Federal y on line por internet.

Ante los audios que difundió el sitio digital El Cohete a la Luna la dirigente social no mostró sorpresa porque, aseguró, "es lo que venimos diciendo: que la Justicia pertenece a un partido político, que es el de Gerardo Morales".

Según Sala, al Poder Judicial "lo quieren para poder hacer sus negocios, para gobernar tranquilos, para fundir la provincia. Y se sienten impunes", sentenció la dirigente social detenida.

"A mí me dejaría tranquila que funcione la Justicia sin banderías políticas", dijo Sala, que volvió a definirse como "una perseguida política y una presa política".