Transformado rápidamente, en cuestión de horas, en un ícono, un espectacular BMW Serie 1 hizo su aparición este lunes por las calles de San Salvador de Jujuy causando sensación entre la gente por su inusitado aspecto: la veloz máquina alemana de color blanco y detalles de color azul llevaba pintada en sus laterales y el capot la palabra "Policía" y el escudo de la fuerza de seguridad provincial.

Es que el deportivo es "un vehículo recuperado de la actividad ilícita", tal como informó el Ministerio de Seguridad de la Provincia, que destinó la unidad al Comando de Seguridad y Prevención Ciudadana, cuya misión es recorrer las calles realizando, en efecto, tareas de prevención.

Aunque no fue posible conocer fehacientemente el origen del potente automóvil, por dichos del ministro Ekel Meyer se puede inferir que su procedencia es el narcotráfico.

El BMW mal habido por el narcotráfico ahora presta servicio a la comunidad desde las filas de la Policía de la Provincia.

Como era de imaginarse, el sofisticado patrullero de alta gama llamó la atención de peatones y automovilistas, que no dejaron de tomarle fotos mientras circulaba por la vía pública y durante su permanencia en la esquina de Lavalle y Belgrano, el corazón del microcentro.

No es para menos: esta berlina BMW Serie 1 posee un motor de cuatro cilindros en línea, 1.995 centímetros cúbicos y doble árbol de levas a la cabeza. Es de tracción trasera y la transmisión es manual de seis velocidades.

Con esa planta motriz, el novedoso patrullero "estrella" de la Policía provincial puede acelerar de 0 a 100 km/h en 10,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h. El valor estimado en el mercado de autos usados de un auto similar rondaría entre 30 y 35 mil dólares.

Cientos de comentarios se pudo leer en las redes sociales en torno al tema, muchos de los cuales pusieron en duda que el vehículo haya sido puesto en las mejores manos, habida cuenta una supuesta gruesa cantidad de unidades policiales inutilizadas arrumbadas en depósitos de la fuerza.