Increíble Hallazgo científico: descubrieron una proteína que podría prevenir el envejecimiento

Una investigación de científicos japoneses identificó una proteína esencial que podría combatir enfermedades y el envejecimiento.

Científicos de Japón descubrieron una proteína fundamental que combate el envejecimiento.
Científicos de Japón descubrieron una proteína fundamental que combate el envejecimiento. Foto: ContraPunto El Salvador

El avance en la ciencia no para de sorprendernos. En este caso, un increíble hallazgo científico descubierto en Japón podría contribuir a luchar contra el envejecimiento. Los investigadores reconocieron una proteína clave que conseguiría prolongar la vida.

¿Qué sostiene la investigación sobre el envejecimiento?

El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences y fue llevado a cabo por científicos de la Universidad de Osaka, junto a otras facultades de Medicina, donde indica el descubrimiento de una proteína que desafía el tiempo biológico de las personas.

Se descubrió que la proteína HKDC1 es esencial para prevenir el envejecimiento.
Se descubrió que la proteína HKDC1 es esencial para prevenir el envejecimiento. Foto: Alimente

Según los investigadores, la proteína HKDC1, denominada dominio de hexoquinasa que contiene 1, contribuye a proteger las mitocondria y los lisosomas. “La modulación de la función de HKDC1 podría prevenir la senescencia celular, relacionada con el envejecimiento y las enfermedades asociadas a la edad”, afirmó uno de los autores del estudio, Shuhei Nakamura, maestro de Bioquímica de la Universidad Médica de Nara, a Euronews Next.

Las mitocondrias son las encargadas de producir la mayor parte de la energía de la célula y cuentan con su propio material genético, mientras que los lisosomas son un compartimiento con forma de saco en el interior de una célula que contiene enzimas que pueden descomponer los elementos celulares y es necesario destruir.

Los científicos indican que, al prevenir la senescencia, podría ayudar a evitar el envejecimiento humano y las enfermedades relacionadas con la edad. Este proceso se produce cuando las células se envejecen hasta que dejan de dividirse. Aunque no mueren, con el tiempo, se acumulan en los tejidos del cuerpo y liberan sustancias dañinas que producen lesiones en las células vecinas y otras enfermedades.

“La senescencia celular está implicada en muchas enfermedades relacionadas con la edad, como las neurodegenerativas, las cardiovasculares, la fibrosis y la fragilidad”, afirmó Nakamura, y agregó: “Por tanto, la función de HKDC1 puede influir en estas enfermedades al prevenir la senescencia celular”.

Según Vidyani Suryadevara, profesora de radiología en la Universidad de Stanford, afirmó que este “novedoso hallazgo identifica un mecanismo molecular crítico que afecta a más de un orgánulo de la célula simultáneamente”. Y agregó que podría esclarecer “una nueva diana molecular para el desarrollo de nuevos fármacos senolíticos” contra la senescencia.

Para llevar a cabo este estudio, también se tuvo en cuenta otra proteína llamada factor de transcripción EB (TFEB) que es esencial para la eliminación de mitocondrias dañadas y, de esta forma, se previenen enfermedades neurodegenerativas. Además, se descubrió que la reducción de HKDC1 impedía la reparación lisosomal.

“HKDC1 y los VDAC (canales aniónicos dependientes de voltaje) con los que interactúa son importantes para la reparación de lisosomas dañados y para mantener el contacto entre mitocondrias y lisosomas. Es importante destacar que la homeostasis mitocondrial y lisosomal mantenida por HKDC1 contrarresta la senescencia celular”, se afirmó en la investigación.

Temas Relacionados