Una serie de protocolos y restricciones sanitarias finalmente se empezarán a cumplir a partir de este jueves en Rusia, debido al avance del COVID-19 en este país, y sumado a esto, la vacunación lenta que se registra.

//Mirá también: Moscú: las autoridades ordenan el cierre de servicios no esenciales del 28 de octubre al 7 de noviembre por Coronavirus

Dos ancianas que usan mascarillas para protegerse contra el coronavirus hablan entre sí en un árbol de la Plaza Roja, en Moscú. (AP)

Clases suspendidas, cierres de restaurantes y de empresas, además de un período no laborable para la administración pública en Moscú, su capital, son algunas de las medidas que el Kremlin empezó a adoptar para hacerle frente al avance de la pandemia.

Números que alarman

Rusia volvió a registrar números altísimos en cuanto a los contagios y muertes por coronavirus dentro de sus fronteras.

Según cifras oficiales emitidas por el gobierno ruso, 40.096 contagios nuevos hubo en el país en las últimas 24 horas y 1.159 personas muertas.

Por estos números es que se decidió la suspensión de clases presenciales, el cierre de restaurantes y una semana no laborables tanto para la mayoría de las empresas como para la administración pública, en un esfuerzo por implementar restricciones sanitarias más estrictas.

En las últimas 24 horas se han registrado 1.159 muertes por COVID-19.

Moscú sigue siendo la ciudad más afectada del país. A estos cierres, se suman tiendas de ropa y de muebles, gimnasios, salones de belleza y demás servicios considerados no esenciales. Estos se aplicará al menos hasta el 7 de noviembre próximo.

Y, a partir de lo informado por el alcalde de la ciudad capital, Serguéi Sobianin, sólo estará permitido que abran los locales de ventas de medicamentos, las farmacias, los negocios que vendan alimentos y productos de primera necesidad.

Otros números

El número total de muertes por COVID-19 en Rusia asciende a más de 235.000 personas, pero estas son las cifras otorgadas por el gobierno del Kremlin.

La agencia nacional de estadística del país maneja otros valores, dado que tiene una definición más amplia en cuanto a los factores que se incluyen para determinar si una persona murió o no a causa de esta pandemia.

De esta forma, esta agencia de estadísticas abordó que a finales de agosto las muertes por coronavirus superaban los 400.000 casos.

Todo esto hace que Rusia sea hoy en día el país más afectado por la pandemia de toda Europa. Y esto responde principalmente a la variante Delta del virus, que resulta ser más contagiosa.

También, por la falta de restricciones y protocolos sanitarios que estuve teniendo el país, tales como el uso de mascarillas, el distanciamiento social, principalmente en comercios y transportes públicos.

Y en ese sentido, este mismo jueves en Moscú se registraron gran cantidad de personas circulando por las avenidas más importantes de la ciudad, así como también el transporte público, principalmente el metro, repleto, según fue constatado por periodistas de la agencia francesa de noticias, AFP.

Pasajeros con protección en uno de las estaciones del metro de Moscú. (AP/ Alexander Zemlianichenko/Archivo)

Desconfianza de la vacuna

A los problemas que ya tiene Rusia, se le suma una vacunación muy lenta y el principal motivo es la desconfianza que tienen los rusos en cuanto a las vacunas.

Solo un tercio de la población está totalmente inmunizada, información relevada por el sitio especializado Gogov.

Asimismo, fue el propio gobierno ruso el que reconoció la semana pasada su fracaso en cuanto a la campaña de vacunación, aunque le endilgó la culpa a la falta de “toma de conciencia de los ciudadanos”.

Y a pesar de los números alarmantes que se registran, el Kremlin se opone todavía a un potencial confinamiento o toque de queda, con el objetivo de no afectar tanto a la economía rusa.

Vladimir Putin ya había implementado esta medida de una semana no laborable en el país, en tres ocasiones anteriormente. Gentileza / TVN Noticias

Por ello, Vladimir Putin estableció esta semana no laborable, que regirá entre el 30 de octubre al 7 de noviembre. Esta medida ya fue tomada en Rusia en tres oportunidades anteriormente.

Pero la contrapartida de esto es que muchos rusos aprovechan la medida para tomarse vacaciones y es así como el balneario de Sochi, a orillas del Mar Negro, estima que recibirá 100.000 turistas.

También las ventas de pasajes aéreos a países cercanos como Turquía y Egipto han batido un récord de demandas.