Un hombre de 37 años de edad fue acusado de abuso sexual hacia su hijo de apenas 9 años. Por este delito, el hombre cumplía con arresto domiciliario y contaba con una tobillera electrónica para seguimiento y monitoreo.

El signado está acusado de haber abusado de su propio hijo y cumplía con prisión domiciliaria, debido a que no estaba firme la decisión de la Cámara de enviarlo de regreso a la cárcel. Además, padecería de un cuadro de asma crónico y sería paciente de riesgo ante la pandemia por el COVID-19, según versiones de su abogada el año pasado.

La Policía de Misiones en la ciudad de Puerto Iguazú, terminó deteniéndolo por alterar la tobillera electrónica de monitoreo. Según fuentes policiales, el hombre había colocado una cinta adhesiva sobre la tobillera y afirmó ante las autoridades que lo había hecho para que “no se mojara”.

Desde la Secretaría del Juzgado de Instrucción, se dio la orden y fue trasladado y alojado en la División Resguardo de Detenidos. En esta jornada se conocerían nuevas medidas para con el detenido.