En horas de la mañana de la jornada del pasado jueves, los dos individuos de 18 años acusados de asesinar al emprendedor gastronómico en Puerto Iguazú, fueron citados a declaración indagatoria ante el Juez Martín Brites. Ambos se abstuvieron de declarar.

Los dos jóvenes fueron identificados como Catalino P. y Anderson Alfredo A., quienes fueron citados por el titular del Juzgado de Instrucción N°3 de Puerto Iguazú, Martín Brites, para brindar declaración indagatoria.

En esa instancia, los acusados designaron abogado defensor y ante el Juez, tenían la posibilidad de brindar su versión de los hechos o bien abstenerse, sin que ello implique culpabilidad. La opción elegida por ambos fue la segunda y fueron imputados por “homicidio en ocasión de robo”.

A través de testimonios y con material fílmico del lugar del hecho, puede verse a los sindicados cuando huían de la zona, por lo que identificaron y detuvieron a Catalino P. mientras se desplazaba en una motocicleta. Se cree que fue quien efectuó el disparo mortal.

Posteriormente, las tareas continuaron en el domicilio del implicado ubicado en el barrio Cataratas, donde tras un allanamiento con la presencia del Magistrado que lleva adelante la causa, incautaron un revolver calibre 38 con una vaina servida y un cartucho íntegro. Además, en zona lindante a la casa secuestraron dos camperas y dos gorras, las cuales vestían los sospechosos al momento del hecho.

Los imputados por el crimen de Urizar se abstuvieron de declarar. Foto: Policía de Misiones

Fuentes policiales indicaron que el dato que los llevó al segundo sospechoso fueron los documentos y un currículum vitae que se encontraban en una mochila dentro del domicilio allanado. Anderson Alfredo A., acompañado de su padre, se presentó en sede policial y se puso a disposición de la justicia. Automáticamente quedó detenido.

Catriel Urizar fue asesinado de un balazo en el pecho el pasado martes en Puerto Iguazú. Según se supo, el emprendedor gastronómico se encontraba en su camioneta trasladando un pedido de hamburguesas hacia un domicilio, cuando fue sorprendido por los delincuentes.