El miércoles por la mañana ciudadanos de Puerto Iguazú hallaron un cadáver en avanzado estado de descomposición en un área de malezas en inmediaciones de la avenida Papa Francisco y calle Golondrinas de la ciudad. Tras dar aviso a los efectivos de la Policía, estos se hicieron presentes en el lugar y corroboraron el hecho, aunque en primera instancia se desconocía la identidad de la víctima y las causas de la muerte.

Tras trabajos de investigación lograron establecer que se trataba de Marcial Ramos de 59 años, quien se domiciliaba en las 2000 Hectáreas. El cuerpo fue reconocido por su hija, quien indicó a las autoridades que su padre estaba desaparecido desde el 3 de febrero y que padecía trastornos depresivos.

Debajo del cuerpo, efectivos de la Policía hallaron un revolver calibre 22, que en su tambor tenía tres proyectiles y había una vaina servida en el lugar. En el momento del hallazgo el cadáver fue examinado por el médico policial y presentaba un orificio redondeado en el cráneo.

Finalmente, los resultados de la autopsia que fue ordenada por el juez de Instrucción Tres, Martín Brites, fueron esclarecedores. El parte del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial determinó “causa de muerte violenta por traumatismo de cráneo gravísimo por herida de arma de fuego” que se condice “con un suicidio” por vestigios de parafina en su mano.