La celebración fue suspendida por la policía en la madrugada del domingo.


En la madrugada del domingo alrededor de las 2.20, efectivos de distintas dependencias suspendieron una fiesta que se desarrollaba sobre calle Tomas Rocamora, en Puerto Iguazú, donde al menos se constató un total de 40 personas reunidas que infringieron el distanciamiento preventivo vigente y al ver a los efectivos policiales se alejaron del lugar.

El encargado y propietario del inmueble fue identificado como quien organizó el encuentro rompiendo los protocolos sanitarios.

Posteriormente y ya suspendida la fiesta, el encargado fue notificado de la causa y se labró el acta correspondiente con intervención de la Justicia.




Comentarios